Turbay
Foto Cortesía

Entre lágrimas habló Antonia Turbay tras salir de la cárcel este lunes luego de los “indultos” anunciados por el régimen de Nicolás Maduro. La abogada fue señalada, sin pruebas, de ayudar al comisario Iván Simonovis, de quien era vecina, a escapar de su arresto domiciliario.

“Si eres culpable uno cumple su condena, a lo mejor con orgullo. Pero estuve presa injustamente por algo con lo que yo no tuve nada que ver, porque ni siquiera soy amiga de Simonovis. Es mi vecino, y lo aprecio. Cuando estuvo preso yo sentí mucha compasión por sus hijos que no tenían a su papá, pero yo no tuve nada que ver“, explicó en declaraciones a medios de comunicación tras salir en libertad.

Turbay fue arrestada el 27 de junio de 2019 por funcionarios del Sebin en su casa en Caracas. La acusaron de ayudar a Simonovis en su escape.

Nunca tuvo una audiencia preliminar ni la acusaron de ningún delito. Pese a contar con una boleta de excarcelación desde el 26 de julio de 2019, estuvo presa hasta este lunes.

“Me han alejado de mi familia. Mi hija vive en Bogotá, se fue porque una noche le hicieron un secuestro exprés. Yo prefería que se fuera y tenerla lejos pero viva, y no en Venezuela y muerta. Quienes han cuidado de mí han sido mis vecinos, se han comportado muy bien“, contó entre lágrimas Turbay.

Confesó que fue un año muy difícil y que ha estado muy enferma, aunque espera poder recuperarse.

Sobre el “indulto”, la abogada señaló: “El verdadero perdón político es para quien tenga una causa abierta, yo ya tenía una boleta de excarcelación”.

110 personas recibieron el “indulto”

Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación del régimen, anunció el lunes en la tarde que Nicolás Maduro firmó un decreto concediendo un “indulto” a 110 personas, entre ellas presos políticos, diputados, médicos y periodistas.

Rodríguez explicó que este beneficio se otorga por los acuerdos entre el régimen y la oposición, previos a las elecciones a la Asamblea Nacional que se celebrarán el 6 de diciembre.

Hace tres días le fue otorgado arresto domiciliario al diputado Juan Requesens, tras 752 días en prisión por su presunta participación en el supuesto atentado contra Maduro el 4 de agosto de 2018.

Entre los 50 presos políticos que recibieron el “indulto” se encuentran los diputados Gilber Caro y Renzo Prieto, quienes estaban presos en diferentes sedes de la FAES. Ambos agradecieron a Venezuela tras ser liberados.

Roberto Marrero, jefe del despacho del presidente interino Juan Guaidó, también fue liberado el lunes en la noche. Estaba detenido en la sede del Sebin de El Helicoide desde el 21 de marzo de 2019.

“La cárcel es lo peor que se ha inventado para el ser humano”, expresó en sus primeras declaraciones.

¿En qué consiste el “indulto”?

El abogado Joel García explicó que no pueden otorgar una medida de “indulto” a personas que no han acusado de ningún delito.

“Lo que cabría en estricto derecho es el sobreseimiento de la causa contra esa persona y no un perdón, porque aquí no están perdonando nada. Aquí hay muchas personas que son inocentes, como el caso de las que representamos, como Roberto Marrero y Demóstenes Quijadas. No han cometido delito alguno, por lo tanto no pueden perdonarle absolutamente nada, lo que cabría en derecho es sobreseerles la causa”, dijo.

Las personas mencionadas en el “indulto” tienen libertad plena y pueden incluso participar en elecciones.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo