Cicpc
Foto: Referencial

Douglas José Herrera Bermúdez, de 56 años de edad, fue víctima de un sicariato a las 7:30 p. m. del 23 de marzo de este año, cuando transitaba por la avenida Este 2, entre las esquinas de Peligro y Puente República, adyacente al edificio del Ipasme, parroquia Candelaria, municipio Libertador.

La víctima era contador público y laboraba en la empresa Veximca, estatal de importaciones, exportaciones y servicios.

Jhojana Mayerling Sanabria Quintero, de 41 años de edad, fue la autora intelectual de la muerte de su marido. Quería quedarse con todos sus bienes y así fue como planificó el sicariato junto con su amiga Ruth Alegría Bastardo Caldera, de 44 años.

El anuncio de la solución del caso lo hizo este lunes el director del Cicpc, Douglas Rico, en conferencia de prensa. La pesquisa estuvo a cargo de la División de Investigaciones de Homicidios que logró conocer cómo ocurrieron los hechos.

Se hicieron registros y rastreos telefónicos mediante los cuales se determinó que la esposa de Herrera Bermúdez quería salir de él. Por eso, contactó a su amiga Ruth Alegría y le expresó el deseo de deshacerse de su esposo y le planteó que necesitaba un sicario para realizar su plan.

Su amiga le recomendó a David Urbina Martínez, de 46 años, pues este cumplía con un requisito exigido por Jhojana Mayerling. El sicario tenía que ser un hombre que hubiese estado preso.

Urbina Martínez, quien se fugó, había estado preso por el delito de homicidio.

La esposa de la víctima le ofreció 1.500 dólares por el trabajo. Le pagó 300 dólares antes de cometer el sicariato y luego le dio 1.100 dólares.

Esa noche del 23 de marzo, Jhojana Mayerling invitó a su esposo a comer pizza cerca de su casa y el sicario se acercó simulando un robo. Le disparó a Herrera Bermúdez, quien murió de inmediato.

Durante la detención de la autora intelectual del sicariato y su amiga, la policía científica incautó cuatro celulares y una camioneta TrailBlazer azul, año 93, placas XWO359.

Las detenidas serán presentadas ante un tribunal de control por el Cicpc.