Foto: Cortesía

Tamara Suju, abogada defensora de derechos humanos, denunció este miércoles la desaparición forzada del buzo Hugo Marino Salas, quien fue detenido el pasado 20 de abril por parte de efectivos de la División General de Contrainteligencia Militar.

Además, alertó acerca del trato que reciben en los calabozos de dicha instancia los comandantes Marín Chaparro, De La Sotta, Ruperto Molina y el civil Carlos Marrón.

Suju detalló que a Marino Salas lo detuvo el grupo de operaciones especiales y mencionó que el coronel Hannover Guerrero mantiene incomunicados de sus familias a los militares y civiles en la Dgcim.

Según la abogada, Hannover recibe órdenes de Nicolás Maduro Guerra y un “operador” suyo dentro del comando ubicado en Boleíta, Área Metropolitana de Caracas.

Añadió que un informante explicó que en los calabozos instalaron  “puertas Bachelet”, que poseen una ranura para pasar la comida y un pozo séptico. Los presos políticos pasan todo el día esposados dentro sus celdas sin ventilación natural porque están ubicadas en un sótano.