Un alto representante Iraní catalogó como una clara señal de que la campaña de sanciones contra Irán es un fracaso, la destitución de su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton.

El presidente estadounidense Donald Trump aceptó la renuncia del funcionario.

«La marginalización de Bolton y su despido no constituyen un accidente. Son una clara señal de la derrota de la estrategia de presión máxima de Estados Unidos contra Irán», dijo  Hesamedin Ashena, consejero del presidente Hasan Rohani.

Añadió: «No tengan duda de que tenemos el poder de enfrentarnos a la política estadounidense respecto a Irán. No retrocederemos nunca. El bloqueo de Irán será roto».

La decisión del presidente Trump sobre uno de los cargos más influyentes de la Casa Blanca se origina en un clima particularmente tenso entre Estados Unidos e Irán.