El elevado costo de los neumáticos ha motivado a los venezolanos a buscar medidas alternativas para repararlos y poder ahorrar algo de dinero.

Un trabajador de un taller mecánico aseguró a La Voz de América que cobra el equivalente a unos centavos de dólar por realizar reparaciones en cauchos con materiales como aserrín y pegamento blanco.

“Puedes ir a cualquier cauchera por aquí por los barrios y te vas a dar cuenta de que esto funciona así: aserrín, pegamento blanco y a la buena de Dios de que esto te pueda durar”, dijo.

La inflación también ha aumentado considerablemente el precio de otros repuestos, por lo que algunos ciudadanos optan por comprar las partes usadas para poder mantener en funcionamiento sus vehículos.

De la misma forma, algunos venezolanos emplean materiales como alambre, cinta plástica o cartón.

Vea más en Voz de América