La Comisión para la Diáspora Venezolana entregó este viernes al gobierno de Chile una propuesta formal para que analice la posibilidad de crear una visa de reunificación familiar que facilite a los parientes de venezolanos residentes en Chile poder establecerse en esa nación.

Danny Ramírez, representante de la Comisión para la Diáspora Venezolana, entregó formalmente la propuesta al subsecretario del Ministerio del Interior de Chile, Rodrigo Ubilla. La Comisión es un organismo que surgió como representación de los ciudadanos venezolanos para actuar de interlocutores con el gobierno chileno.

Representantes de la comunidad venezolana en Chile, como Guarequena Gutiérrez, embajadora designada por el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó (reconocido por más de 50 países del mundo), habían hablado varias veces de la posibilidad de crear una visa de este tipo.

«Hemos propuesto la posibilidad de que se estudie una visa de reunificación familiar que permita agilizar los trámites administrativos y legales para que los familiares (de venezolanos que residen en Chile) puedan juntarse en este territorio y establecerse (aquí)», dijo Ramírez a la prensa.

«La propuesta obedece a un sentimiento y clamor de la mayoría de los venezolanos que nos encontramos en este territorio de poder reunificarnos y encontrarnos con nuestros familiares que quedaron allá», agregó.

Ramírez comentó que la Comisión para la Diáspora Venezolana apoya la política de migración del gobierno de Chile, pero que esta se puede mejorar y que la visa de reunificación familiar vendría a completar a las otras dos establecidas por el mismo gobierno, la consular y la de responsabilidad democrática, y que ayudaría a descongestionar a los consulados de distintos lugares del mundo.

Por su parte, Guarequena Gutiérrez, que acompañó a Ramírez en el encuentro con el gobierno, dijo que la reunificación familiar es un asunto delicado y que sabe que en los consulados se han dado salvoconductos a niños y a personas de la tercera edad para permitir que se encuentren con sus familiares residenciados en ese país.

Hasta la fecha, Chile exige dos tipos de visas a los venezolanos, según sea el motivo por el que deseen ingresar: la visa de responsabilidad democrática y el visado consular de turismo.

La primera es para los que quieren radicarse en el país, mientras que el segundo, establecido el pasado 22 de junio, se exige para aquellos que quieren entrar por motivos recreacionales, a los que habilita la estancia por un periodo máximo de 90 días y no les permite realizar actividades remuneradas.

Chile es el tercer principal país de acogida de venezolanos, con 288.233 personas, quienes se han convertido en la mayor comunidad de inmigrantes de esa nación; es decir: 23% de todos los extranjeros.

La magnitud de la crisis de Venezuela hace que al menos 5.000 personas abandonen diariamente el país, con lo cual se calcula que los migrantes pueden superar los 7,5 millones el año próximo, según un informe presentado a finales de junio por la Organización de Estados Americanos.