Vendedores de empanadas del estado Vargas están al borde de la quiebra debido a las bajas ventas que registran y al constante aumento de los insumos, lo que genera que haya menos cantidad de clientes, reseñó La Verdad de Vargas.

Cleofer Angulo, vendedor de empanadas en la entidad varguense, señaló que las ventas en las playas han disminuido 80% debido a la inflación que azota al país.

«El venezolano no tiene ni para comerse una empanada. Aunque nosotros intentemos mantener los precios, las ventas se han visto muy afectadas. Vendo papelón en vez de refresco para ver si gano un poco más y ni con eso hemos visto mejoras”, aseguró.

Los vendedores de empanadas en el mercado de El Mosquero, por su parte, usan solo 5 kilos de harina precocida durante un fin de semana cuando en el pasado utilizaban hasta 20 kilos.

Además, se han visto en la necesidad de acudir a bachaqueros para comprar los productos, puesto que no pueden conseguir la harina con facilidad en los establecimientos.

Con información de La Verdad de Vargas