No hay lugar que se salve de los apagones o de los cortes de electricidad en el estado Zulia. La odisea se repite a diario: se va la luz, vuelve, se va de nuevo, regresa. Desde hace un mes las fallaseléctricas son recurrentes y por más tiempo.

Hay zonas que se quedan a oscuras uno o dos días completos. Los más favorecidos tienen que ingeniárselas por dos, tres y hasta cuatro horas, porque la única certeza que existe es que durante algún tiempo del día no se va a contar con el servicio eléctrico.

En la cuenta de Twitter de Corpolec está publicado el Plan de Administración de Carga que los zulianos aseguran no se cumple. Señalan que el gobierno, a través del Ministerio de Energía Eléctrica, informa a los habitantes que la crisis se originó debido a la disminución de los niveles de agua de las represas del suroccidente del país.

Una entidad en la que las temperaturas superan con frecuencia los 30 grados centígrados está habituada al uso del aire acondicionado, hasta en las barriadas más pobres, por lo que la suspensión del servicio eléctrico trae consigo soportar un calor sofocante.

“En Caracas no pasan ni la mitad de la roncha que sufrimos nosotros acá”, dijo Luz Marina Hernández, profesora universitaria que vive en Santa Bárbara, ciudad del Sur del Lago de Maracaibo, donde ya no se acuerdan de cómo era la vida cuando se tenía el servicio eléctrico de forma permanente.

A Hernández se le dañaron un televisor, un decodificador y un protector. Nadie respondió por eso. “Son cortes a toda hora. No hay programación y cuando la pasan nunca la cumplen”, afirmó.

Dijo que se tienen que bañar dos y tres veces mientras llega la luz para calmar el calor.

Explicó que los cortes eléctricos no solo son en la madrugada, pueden ser en la mañana o en la tarde: “No hay hora exacta de cuándo se va a ir la electricidad y tampoco es solo de lunes a viernes. Hasta los domingos sufrimos este calvario”.

En Ciudadela Faría, en el oeste de Maracaibo, los apagones son casi a diario por espacio de dos horas. “Aún no entiendo en qué bloque de racionamiento estamos porque cuando estoy esperando que se vaya la luz no se va y cuando menos lo espero, nos la quitan”, señaló la periodista Letty Vásquez.

“Esta semana se fue de 10:30 pm a 1:00 am y la molestia para mis padres no fue normal”, agregó.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo