El sector salud manifestó por tercera vez en dos semanas. Se concentraron en la Maternidad Concepción Palacios para exigir condiciones de trabajo óptimas, así como un presupuesto más alto para los unifromes de todos los empleados, incluidos el personal de limpieza. 

Pablo Zambrano, secretario ejecutivo de Fetrasalud, denunció las condiciones deplorables a las que se tienen que someter día a día los trabajadores para poder atender a los pacientes. Aseguró que a la maternidad no le llega dinero desde septiembre. 

Instó al ministro de salud de Nicolás Maduro, Carlos Alvarado, a que apruebe los presupuestos para los uniformes del personal. De lo contrario el sector salud asistirá al trabajo con la ropa que deseen. 

La maternidad cuenta con más de 3.000 trabajadores y denuncian que muchas veces no tienen agua ni jabón para limpiar las instalaciones. 

Zambrano ratificó la convocatoria de mañana 13 de junio, en el Hospital Periférico de Coche, debido a que la institución se aproxima a un cierre técnico por su deteriorada condicion. También afirmó que el próximo lunes van a estar en la Secretaría de San Martín. Advirtió que anunciarán nuevas acciones nacionales. 

La jefa de la unidad de Infectología, Moraima Hernández, aseguró que los empleados de la maternidad «tienen que vivir la decadencia de la calidad de servicio».  Enfatizó en que no cuentan con anestésicos ni agua. Las calderas se dañaron hace siete meses y no pueden esterilizar en la institución.

Cuando las pacientes acuden a la institución, son remitidas a otros hospitales porque no cuentan con los insumos para atenderlas. «Las embarazadas se pueden contaminar y no hay antibióticos. El personal no puede ni lavarse las manos No dan comida, solo un almuerzo, excepto los fines de semana y feriados», aseguró Hernández. 

Informó que aumentó la mortalidad neonatal por causas infecciosas. La institución funciona a 40% de su capacidad y las ayudas que reciben por parte de las Naciones Unidas son insuficientes. No están orientadas a enfrentar la crisis.