El la localidad del Urbanismo Morro en Petare se han diagnosticado al menos 10 casos de escabiosis debido a las condiciones deplorables en la infraestructura de las viviendas de las familias que allí residen. 

Aproximadamente 317 familias viven en estos edificios en donde se mezclan las tuberías de aguas blancas y aguas negras, hecho que ha dejado consecuencias en la piel de Ángel, un niño de tres años de edad, que tiene erupciones a lo largo de su piel y ha sido tratado por su madre con plantas medicinales, reseñó Crónica Uno. 

El baño de la casa de Ángel fue modificada para que las aguas negras no se filtraran desde la poceta. Este caso es el ejemplo de una de las constantes preocupaciones de las personas que residen en el sector, quienes llegaron en condición de refugiados aproximadamente hace ocho años. 

De las 317 familias, hay 250 menores de edad expuestos a este tipo de enfermedades que ha sido diagnosticada en 10 personas en el transcurso de 2018. 

La Sociedad Venezolana de Infectología advirtió en 2017 en un comunicado el ascendiente número de casos de esta condición en personas en situación de pobreza y con imposiilidad de acceder a insumos de higiene personal debido a su escasez.

Lea la nota completa aquí