Álvaro Aular, presidente de la Sociedad Médica de Residentes e Internos del hospital Dr. Egor Nucete, ubicado en la ciudad de San Carlos, estado Cojedes, denunció que él y otros seis colegas fueron despedidos arbitrariamente, sin explicación alguna, por decisión del director de ese centro de salud, Elías Vargas, y de la directora de Salud de la entidad, teniente coronel Jenny Cepeda, luego de alegar la culminación del contrato de trabajo en el día de ayer, pero cuya fecha real es el 31 de enero de 2019.

La decisión les fue notificada ayer a las 7:00 am por la jefe de Servicio, Carmen Márquez, a quien le plantearon que la fecha de culminación de la relación laboral era en 2019, y cuando le solicitaron copia del contrato que los residentes habían suscrito en cada una de las páginas, les informaron que no había papel.

“Hace unas semanas se nos había advertido que nos despedirían del hospital por guarimberos, y cuando en abril pasado realizamos una protesta por las precarias condiciones del hospital, llegó una comisión del Sebin y me amenazó con llevarme preso porque yo era el que comandaba la protesta”, narró el médico, quien precisó que su activismo político no está involucrado en su lucha gremial.

Relató que hace 15 días, luego de constituir el comité de conflicto organizado por la Federación Médica en cada estado, con ocasión del paro indefinido del gremio de salud en casi todo el país, funcionarios del Sebin volvieron a perseguirlo hasta su residencia y hostigarlo cada día lo cual denunció en las redes sociales.

Los 7 residentes, de 19 asignados al servicio de Pediatría, procuraban resolver la situación con la asesoría de un abogado laboral del Foro Penal.

Varios médicos, al conocer la situación, advirtieron que el gobierno trata de criminalizar el paro del gremio de salud. “Buscan mostrar con esto un castigo ejemplarizante para atemorizar a los médicos si continúan con el conflicto”, afirmó uno de los consultados que prefirió omitir su nombre.