La fundación «Entre dos tierras», en Bucaramanga, que atiende entre 800 y 900 migrantes venezolanos está en peligro de cerrar sus puertas debido a una petición de los vecinos de la zona.

Alba Pereira, directora de la fundación, indicó que el refugio ofrece un “ropero solidario” que consiste en la venta de prendas de vestir a precios económicos, asesoría jurídica y entrega de medicinas.

Los habitantes del barrio San Alonso denunciaron ante la Secretaría  del Interior que el espacio público ha sido ocupado por los migrantes. 

“Estamos al límite, porque ya sobrepasamos lo que se debe hacer, aunque el Plan de Ordenamiento Territorial nos permite funcionar, no se esperaba tanta concurrencia de personas”, indicó Pereira al diario colombiano La Opinión.

«Entre dos tierras» lleva siete años funcionando. Se apoyan con campañas como gofundme y el “buen corazón” de la sociedad civil.

En enero de este año el comediante venezolano José Rafael Guzmán realizó un recorrido con un grupo de migrantes venezolanos desde el Puente Internacional Simón Bolívar hasta Bogotá. Al llegar a Bucaramanga pasó por el refugio «Entre dos tierras» y conversó con Pereira, quien lo atendió a él y a su equipo y les explicó el funcionamiento de la fundación.