El sindicato de clínicas y hospitales de Venezuela protestó este martes, junto a un grupo de enfermeras del Instituto de Previsión y Asistencia Social del Ministerio de Educación (Ipasme ), para exigir la autonomía de esa institución y respuestas por parte del régimen por los bajos sueldos que perciben. 

Luis Cano, secretario ejecutivo del sindicado, explicó que los trabajadores del Ipasme están bajo las órdenes de ciudadanos que nada tienen que ver con el gremio: “No puede ser que personas ajenas al Ipasme estén dentro de nuestra institución dándole órdenes a personas que tienen 20 y 30 años de servicio”.

Explicó que los servicios de rayos X, laboratorio y odontología  tienen 6 meses cerrados, al igual que la sala de operaciones: “Teníamos una cirugía que operaba en planta baja, donde se operaban hernias, y funcionaba muy bien, tienen 2 meses paralizadas porque no tienen insumo” .

En cuanto a los salarios, Cano señaló que les fueron eliminados varios beneficios contenidos en el contrato colectivo: “Desde el año 2018 nosotros teníamos una serie de derechos que nos fueros cercenados, un ejemplo: nos quitaron los cestatickets. Si eso estuviera vigente, hoy los trabajadores, jubilados y pensionados estuviéramos cobrando 80.000 bolívares. Pero cobramos 25.000″, señaló el sindicalista.

Denunció que quieren convertir el centro de salud en un “espacio del partido PSUV”. “Eso no lo vamos a permitir, no es de un sector del gobierno”, sentenció. 

Por su parte, las enfermeras también se unieron al requerimiento de respuesta sobre sus sueldos: “Por favor, qué es lo que está pasando con lo que le descuentan a los docentes, a los trabajadores del Ipasme y a muchos trabajadores. ¿Adónde va ese dinero?”, dijo una de las manifestantes.