Activistas, sociedad civil y familiares de presos políticos protestaron este lunes frente al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, en Caracas, para rechazar la tortura.

La convocatoria para denunciar las violaciones de derechos humanos también se registró en Los Cortijos, en Caracas, y en Táchira, donde los ciudadanos salieron a las calles a apoyar la situación.

Varias ONG y organizaciones políticas exhortaron a la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, a seguir pendiente y manifestarse acerca de la situación de derechos humanos en Venezuela.

La abogada Ana Leonor Acosta detalló que hay más de 200 militares privados de libertad que han sido brutalmente torturados. 

«Hemos denunciado durante muchos años el tema de la tortura en Venezuela desde diferentes organizaciones. Estamos trayendo una comunicación para el equipo de la alta comisionada con el fin de solicitarle que se active el centro de prevención contra la tortura», explicó.

Tamara Suju, directora de Instituto Casla, denunció las torturas, tratos crueles y demás irregularidades en el trato a los presos políticos en Venezuela.

Aseguró que las tácticas de torturas se han agravado en los últimos meses y que su implementación es más común por parte de los cubanos; dijo que utilizan químicos inyectados y hieren físicamente con objetos contundentes a los presos políticos.

Por su parte, el abogado Alonso Medina Roa, refirió tratos crueles que estarían ocurriendo dentro de los calabozos del Sebin y la Dgcim.

“La violaciones de los derechos humanos no son solo el tema de los presos políticos, es el tema del hambre y de la salud; es un problema general que debemos resolver”, dijo.