La Federación de Trabajadores de la Industria Eléctrica Venezolana (Fetraelec) denunció este lunes la masiva «fuga de cerebros» en este sector, el cual se ha visto afectado por la crisis migratoria del país.

«Hay fuga de cerebros» en la estatal Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), dijo a periodistas Reinaldo Díaz, miembro de la junta directiva de Fetraelec, durante una protesta de empleados públicos que reclamaban mejoras salariales y el fin de la grave crisis que atraviesa el país. 

Díaz indicó a Efe que al menos 20.000 trabajadores han abandonado la industria eléctrica venezolana en los últimos 12 meses, lo que ha provocado la sobreexplotación de la plantilla.

«En Corpoelec se han ido en los últimos doce meses al menos 20.000 trabajadores (…), esta falta de personal está generando una desprofesionalización en el sector, generando condiciones inseguras en los puestos de trabajo», añadió al reportar tres muertes en el último año.

El pasado viernes, la Organización Internacional para las Migraciones y la Agencia de Refugiados de las Naciones Unidas (Acnur) indicaron de manera conjunta que el número de venezolanos que han abandonado su país por la crisis ha superado los 4 millones.

Sin embargo, Jorge Arreaza, desestimó esta cifra y acusó a Acnur de intentar retomar una «matriz migratoria» contra Venezuela.

«La derrota y el desespero los lleva a reciclar temas, readecuando la obsesiva agresión contra el país», indicó Arreaza este domingo en su cuenta de Twitter.

La crisis eléctrica se agudizó el pasado marzo, cuando dos fallas en la central hidroeléctrica de Guri dejaron a gran parte del país a oscuras durante días. 

Aunque en Caracas los cortes eléctricos han dejado de ser frecuentes, en al menos 20 de los 23 estados del país avanza un plan de racionamiento que deja sin suministro durante varias horas a los ciudadanos, con las consecuentes caídas de los servicios de telefonía móvil, internet, bombeo de agua y movilidad financiera.