Vecinos de Maracaibo protestaron este miércoles por los cortes de luz, la carencia del servicio de agua y de aseo urbano.

Desde la parroquia Francisco Eugenio Bustamante, en el oeste de la capital zuliana, los habitantes afirmaron que desde el primer apagón el 7 de marzo son «castigados» con el racionamiento eléctrico, que llega a ser de hasta 16 horas por día.

Agregaron que tampoco tienen agua corriente desde hace tres años y que deben invertir constantemente en camiones cisterna.

«Nos va a comer la basura, nos van a comer las moscas», dijo Erika Borges respecto a la ausencia de los camiones recolectores de la basura y la vulnerable situación de insalubridad en la que se encuentra la entidad.