Un grupo de ex ministros de Sanidad y Asistencia Social, junto con expertos en salud mundial e investigadores calificados, agrupados en la Alianza Venezolana por la Salud, solicitaron ante el Foro Malaria en las Américas 2017, que se realiza en la ciudad de Washington D. C., en Estados Unidos, que de modo urgente los organismos internacionales relacionados con el área consideren la grave epidemia en Venezuela y den una respuesta para su control, a propósito de celebrarse el próximo lunes el Día de la Malaria de las Américas 2017.

“Esta es una situación urgente, ya que la epidemia se está extendiendo rápidamente, afectando poblaciones vulnerables en Venezuela y países vecinos”, indicó el grupo de expertos en una carta abierta dirigida a los asistentes al foro, en un nuevo esfuerzo de hacer visible la enfermedad que ha causado la muerte de 300 personas hasta octubre, y contra la cual no existen recursos para combatirla. La malaria pone en peligro los avances de la agenda continental de lucha contra esta enfermedad, y las Metas del Plan de Eliminación de la Malaria, aprobado en la pasada 25ª Conferencia Sanitaria Panamericana, precisaron.

La misiva suscrita por los ex ministros José Félix Oletta y Carlos Walter, y por los especialistas María Eugenia Grillet, Ángel Rafael Orihuela y Pablo Pulido M., desde Caracas, Venezuela; Adriana Tami, de Groninga, Holanda; Leopoldo Villegas, de Washington D. C., Estados Unidos; instan a la OMS, al Consejo de Directores de la OPS, a los representantes de los Estados miembros, a las organizaciones especializadas de la ONU, a la Agencia de los Estados Unidos para Ayuda Internacional (Usaid) y al Fondo Mundial de Lucha contra el Sida,la Tuberculosis y la Malaria, a que apoyen y tomen acciones urgentes destinadas a controlar la enfermedad en el país.

Diagnóstico mortal. Venezuela tiene los peores indicadores de desempeño de la malaria en la región en 16 años, desde 2000. Se ha reportado un aumento de casos de 709%, un aumento de 521% de muertes relacionadas con la epidemia y un aumento de 540% en la incidencia parasitaria anual (IPA). “La enfermedad se está extendiendo rápidamente a escala nacional, con 17 estados que informan casos autóctonos y exportan malaria a países vecinos, específicamente Brasil y Colombia. Desde 2000 hasta 2016 se reportaron más de 525 fallecidos.

Indica además que la mayoría de los casos se reportan en los estados Bolívar, Sucre y Amazonas. “Una migración interna masiva y sin control, hacia los focos de transmisión más activos de la enfermedad está ocurriendo en el país, atraídos por la fiebre del oro”, alertan los investigadores.

Reiteran además que el gobierno venezolano, a través del Ministerio de Salud, restringió el uso de la información epidemiológica y dejó de publicar datos desde 2014, de esta y otras epidemias. Los datos oficiales correspondientes a la semana epidemiológica N° 26, de 2017, no publicados, mostraron un aumento de 70% de los casos de malaria, en comparación con 2016, y un aumento de dos veces el número de muertes relacionadas con la malaria.

“El país enfrenta la situación política, económica y social más difícil en su historia, con escasez de alimentos y medicinas esenciales, con un sistema de salud colapsado. No se aplica una campaña de distribución masiva de mosquiteros, insecticidas de larga duración y es limitada la implementación de la fumigación del interior de viviendas; el desabastecimiento de suministros para el diagnóstico y tratamiento de la malaria son cada vez más graves.

“Se están utilizando medicamentos insuficientes y otras veces ineficaces para el tratamiento de la malaria. La logística para proporcionar insumos de diagnóstico y tratamiento se ha visto gravemente afectada por la falta de piezas y partes para el mantenimiento de vehículos, embarcaciones y motocicletas, necesarias para realizar las actividades sanitarias en las comunidades”.

Los médicos recuerdan que Venezuela tiene una crisis humanitaria compleja con varias epidemias en curso que afectan a la población: malaria, VIH, tuberculosis, difteria, sarampión, escabiosis y otras.

Cifra

521% aumentaron las muertes causadas por la epidemia desde el año 2000 hasta 2016, debido a la falta de políticas epidemiológicas.