Alrededor de 2,3 millones de venezolanos han huido del país como consecuencia de la crisis debido a la falta de alimentos y de medicinas que sufre la población.

La mayor parte de las personas que abandonaron Venezuela se dirigieron a Colombia, Ecuador, Perú y Brasil, según el portavoz Stéphane Dujarric de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) este martes.

La cifra de 2,3 millones es una estimación hecha por la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) a junio de 2018, aunque no precisó la fecha de inicio del cálculo.

Dujarric explicó que la mayor parte de los emigrados citan la falta de alimentos como la principal razón de su marcha, con informes que señalan que 1,3 millones de personas sufren malnutrición.

Además, hay carencias severas de medicinas básicas y de equipos médicos, lo que ha llevado a un fuerte deterioro en la calidad de los hospitales, añadió el portavoz.

La ONU y sus socios humanitarios advierten, además, que la población que ha escapado del país necesita asistencia con su estatus legal, documentación, acogida, acceso a la sanidad y otros servicios básicos.