Uno de los ex trabajadores petroleros en huelga de hambre en el centro de Caracas falleció luego de sufrir un infarto, informó su compañero José Mai. 

La víctima, Héctor Molina, reclamaba, al igual que los demás manifestantes, el pago  de 5.500 millones de dólares en pasivos laborales que les adeuda el gobierno desde 1997.

Estas personas laboraban en la empresa Exxon Mobil, que fue expropiada por el presidente Hugo Chávez.

La muerte de Molina coincidió con la semana de la visita de la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, quien reconoció el viernes en la noche que le preocupa la situació del país. Los ex trabajadores, de hecho, protestaron para exigir que los escuchara la funcionaria.