Funcionarios de Nicolás Maduro se dedicaron a repeler la entrada de medicinas y alimentos dirigidos a 300.000 ciudadanos en situación de riesgo en los cuatro puentes fronterizos comunican a Venezuela con Colombia