El sector salud cumple 12 días en protesta. Ayer se adhirieron al paro los médicos de 6 hospitales de Caracas y se unieron así a la paralización de actividades que mantiene el gremio de enfermería por un salario digno y la dotación de insumos, equipos y medicinas en todos los centros asistenciales. De esta manera se elevan a 16 las instituciones que solo prestan algunos servicios.

Los centros de salud que decidieron suspender las cirugías electivas, las consultas y atender únicamente las emergencias son: los hospitales Universitario de Caracas, J. M. de los Ríos, José Gregorio Hernández, José Ignacio Baldó, José María Vargas de Caracas, Doctor Elías Toro, Miguel Pérez Carreño, Oncológico Padre Machado, Rísquez, Periférico de Coche, Periférico de Catia, Materno-infantil de Caricuao, el del Lídice Jesús Llerena, el del Junquito, la Maternidad Concepción Palacios y la Unidad Pediátrica Julio Criollo Rivas. Solo el Cardiológico Infantil y la Maternidad Hugo Chávez no se sumaron al acuerdo.

Todos los representantes de la comisión interhospitalaria de cada centro de salud que permanecen en reunión permanente, decidieron establecer que solo serán atendidas las áreas críticas y las operaciones de emergencia, hasta que el gobierno les dé una respuesta coherente.

El próximo martes realizarán una asamblea con los presidentes de los colegios del gremio de cada estado en la sede de la Federación de Médicos de Caracas y decidirán si el paro se realizará a nivel nacional y las medidas que tomarán.

Protestas. Las enfermeras del Hospital Miguel Pérez Carreño y de la Maternidad Concepción Palacios, en Caracas, protestaron ayer para mantener la exigencia de un salario digno. “No aceptamos las cláusulas que nos da el sindicato, no queremos bonos ni cajas del CLAP. Nos urge un sueldo que nos alcance”, manifestó una trabajadora del centro de salud.

La enfermera anunció que el personal realiza una encuesta para hacer una renuncia masiva de no ser atendido en sus requerimientos. “Si superamos 50 % de aprobación, renunciamos masivamente”.

Margot Monasterio, presidente del sindicato de los empleados del Hospital Universitario de Caracas, rechazó las declaraciones del presidente Nicolás Maduro, en las que el mandatario argumentó que no podía efectuar el ajuste salarial al gremio de la salud por el supuesto bloqueo económico en contra de Venezuela. “Oligarquía, ¿quién es la oligarquía, señor presidente? ¿Acaso somos nosotros? Hágase esa pregunta: ¿quiénes son los que les están haciendo daño a todos los venezolanos?”, interrogó.

Recordó que las sanciones económicas no son para los integrantes del sector salud, ni para los venezolanos, sino para miembros del gobierno nacional a los que catalogó como corruptos y ladrones.

“Trabajan con las uñas”

Luis Somaza, concejal de Baruta por Vente Venezuela, al solidarizarse con la protesta que las enfermeras iniciaron el 25 de junio, expresó: “Todo el personal de los hospitales de Venezuela trabaja con la uñas porque no tiene insumos debido a la crisis humanitaria que vive el país. Trabaja por vocación, porque su salario no alcanza ni siquiera para pagar el pasaje con el que se traslada”. Agregó: “Si el gobierno quisiera proteger a los venezolanos aceptaría la ayuda humanitaria, pero la verdad es que no le importa que miles de personas mueran en los centros asistenciales por falta de insumos”.