Jesús Armas, concejal del municipio Libertador, denunció este viernes las condiciones en las que se encuentran algunos colegios de la zona.

Armas indicó que el desayuno y una lonchera para un estudiante representa un salario mínimo mensual. «No se le puede dar a estos niños, almuerzo ni cena y mucho menos mantener una familia», expresó.

El concejal aseguró que las instituciones educativas en la capital no recibieron mantenimiento antes del regreso a clases.

«75% de los baños de las escuelas no están en condiciones aptas para los niños, tenemos crisis en el servicio de agua, hay fallas en el transporte que están afectando la asistencia a clases», enfatizó Armas.