Ante la crisis de energía que vive Venezuela, en los últimos meses se dispararon las ventas de generadores eléctricos que permiten hacer frente a nuevas contigencias.

Mientras que el consumo de otros artículos se reduce progresivamente, de manera inversa sucede con este producto que cada vez tiene mayor demanda ante el colapso de los servicios públicos, informó la agencia AP en un reportaje. 

Millones de personas pobres viven a merced de la inestable red eléctrica venezolana, pero los ciudadanos de clase media y alta capaces de reunir unos cientos de dólares están comprando generadores de emergencia en un intento por recuperar una vida corriente. A expensas del desabastecimiento de combustible, saben que es una solución falible. 

Los precios pueden variar entre cientos y miles de dólares dependiendo de la capacidad del equipo que puede producir energía suficiente para unos pocos electrodomésticos por vez o para toda una casa.

Con información de la AP