El alto costo de la harina de maíz precocida ha llevado a los ciudadanos del estado Vargas a optar por sustituir ese alimento por mango frito.

Los varguenses prefieren consumir el fruto debido a que el precio del kilo ronda los 1.000 bolívares, en cambio el de la harina precocida es de 10.000 bolívares, reseñó La Verdad de Vargas.

“La mayoría de mis clientes me explican que se ha convertido en el sustituto de la arepa. Lo llaman ‘el quita ruido’, pues los sonidos que emite el estómago con hambre se les quitan inmediatamente. Dicen que la mejor manera de comer esta fruta es friéndola”, señaló Mario Ríos, dueño de un camión en el que vende mangos.

El vendedor indicó que ha llegado a vender hasta 15 cestas de mangos por día; sin embargo, asegura que ha hecho rebajas de precios por las anécdotas de sus clientes.

Con información de La Verdad de Vargas.