Casi 30 minutos tardó la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas en informar a través de sus redes sociales sobre las características del sismo de 4,5 en la escala de Richter que se sintió en la zona central del país ayer a las 10:01 de la mañana. El evento se localizó a 9 km al norte de Los Caracas, en el estado Vargas, y 5,9 km de profundidad, pero se sintió en el área metropolitana, Miranda, Valencia y Aragua. Hubo 4 réplicas de entre 2,5 y 3,9 de magnitud.

Eric Parra, analista meteorológico, catalogó de “lenta” la capacidad de respuesta informativa del ente adscrito al Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología. “Me remito al mecanismo de comunicación, porque no tengo cómo saber si hay problemas con el sistema automático o con los instrumentos para hacer las mediciones”, indicó.

El administrador de la cuenta en Twitter @meteovenezuela dijo que habría sido oportuno realizar una cadena nacional para notificar a la ciudadanía lo sucedido.

Miguel Palma, director técnico de la Red Sismológica Nacional de Funvisis, admitió que la información preliminar fue publicada en la página oficial 14 minutos después de ser registrado el evento. Indicó que lo normal es que se difunda 5 minutos luego de ser revisado por los analistas, pero la red de comunicaciones en la zona central estaba colapsada.

“Nuestra página web y el Twitter fallaron debido a la alta demanda de usuarios específicamente en Caracas donde hay una mayor cantidad de población”, señaló.

El funcionario descartó que el sismo guarde relación con las precipitaciones registradas en los últimos meses en el país, debido a la acción de la zona de convergencia intertropical: “Este tipo de movimientos no tiene nada que ver con la temperaturas o lluvias. Es solo un mito”.

Desestimó posibles alertas de huracanes o tsunamis en relación con el temblor y precisó que un evento de este tipo solo constituye una amenaza cuando tiene su epicentro en el mar y tiene gran energía. “El sismo de esta mañana se originó en el mar y fue superficial, pero tuvo una baja magnitud. Los tsunamis ocurren cuando registran seis puntos en adelante”, explicó.

Ayer en la mañana, a lo largo de la avenida Francisco de Miranda, se observó cómo varios ciudadanos permanecían en las calles luego de bajar desde sus residencias y empresas por del sismo; algunos usuarios reportaron que por unos minutos hubo fallas en las telecomunicaciones. Gustavo Duque, alcalde encargado del municipio Chacao, informó que 82 edificios fueron desalojados en la jurisdicción y se reportó una persona que sufrió un ACV luego del temblor.

Horas más tarde, Funvisis solicitó a los usuarios llenar una encuesta online para calcular la Escala de Intensidad Sísmica Modificada de Mercalli (MMI), que se basa en el efecto o daño producido en las estructuras y en la sensación percibida por la gente. Es una escala de 12 puntos y puede arrojar diferentes indicadores de acuerdo al sitio reportado.

El ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, informó a través de su cuenta en Twitter que no recibieron reportes sobre daños materiales ni pérdidas humanas por el sismo.


Falta de prevención. En Vargas, donde ocurrió el epicentro, el temblor se sintió con gran intensidad en las poblaciones de Todasana, en la parroquia Caruao, y en Naiguatá. La mayoría de los habitantes manifestó estar muy atento al comportamiento del mar.

Bernardo Guerra, médico y ex diputado a la Asamblea Nacional por esa entidad, manifestó que la poca dotación en los centros de salud y la falta de ambulancias en los hospitales limitan la respuesta inmediata del Estado, ante la posibilidad de que ocurran sismos de mayor intensidad y que se registren lesionados.

“No hay cómo atender siquiera un hecho sobrevenido en el aeropuerto y puertos, porque carecemos de un hospital general que disponga de los servicios. Falta una sala de quemados, por ejemplo”, expresó.

Guerra reiteró que el servicio de emergencias 171 no dispone de ambulancias para el traslado de pacientes y que los bomberos, desde hace un par de años, carecen de este servicio y disponen de una sola cisterna.

“Ha fallado la política de gestión eficiente y no disponemos de la logística preventiva. Seguimos dependiendo de los apoyos de Caracas para atender eventualidades generadas por estos eventos naturales o accidentes de gran magnitud. Dependemos de que Dios nos cuide”, acotó.


El dato

Miguel Palma, director técnico de la Red Sismológica Nacional de Funvisis, explicó que el sismo se originó en un segmento de la falla geológica de San Sebastián, que se encuentra activa en el norte de Vargas, costa afuera, donde el temblor tuvo su epicentro. 

Boconó, El Pilar, Oca Ancón, La Victoria, Takata e Icotea son solo algunas de las fallas geológicas activas que tiene el país en distintos estados, con períodos de recurrencia que varían desde los 100 hasta los 200 años “El último terremoto ocurrió hace 50 años en 1967, debido a la falla de San Sebastián”, indicó.


Fidel Pérez

Vecino de Manzanares (Caracas)

“En el piso 8 de mi edificio ubicado en la avenida Oeste había una fractura que se convirtió en una grieta importante con el sismo de esta mañana. Fue muy fuerte por esta zona”


Rafael León

Residente de Caurimare (Caracas)

“Estaba en mi oficina ubicada en Los Cortijos cuando sentí un temblor que provenía del suelo y creí que solo era mi impresión. Luego vi que las lámparas chispearon y entonces me asusté; pensé en salir corriendo y en ese momento vi a todo el mundo fuera de sus puestos de trabajo. En ese momento nos desalojaron por seguridad”.


Yalitza Delgado

Vecina de San Antonio de Los Altos (Miranda)

“Me encontraba en la peluquería atendiendo a una clienta y empezó a temblar. Nadie se alarmó demasiado porque fue muy rápido y no muy fuerte. Las personas se asomaron y algunas salieron a los pasillos, pero nadie fue desalojado. A los minutos cada quien volvió a sus actividades normales. Otros temblores han sido más fuertes anteriormente”


María Pino

Vecina de vecina de Vista Linda, en Charallave (Miranda)

“No supe que temblaba hasta que vi la mesa moverse porque estaba hablando por teléfono. También pude ver el movimiento de las sillas y otros objetos. Fue muy rápido como unos dos segundos. Cuando salí al pasillo los vecinos estaban comentando  y confirmé que había sido un temblor”.