La Federación Farmacéutica Venezolana denunció que el gremio se encuentra imposibilitado para cumplir con sus funciones correctamente debido a la crisis. Esto genera numerosos cierres de pequeñas y medianas empresas, así como la imposibilidad de arreglar los equipos.

“El Estado no está en capacidad de financiar a más de 85% de las farmacias del país. El estándar ideal de un país es que haya una farmacia por cada 2.000 habitantes. Actualmente solo contamos con una farmacia por cada 7.500 habitantes y continúa el cierre de los establecimientos farmacéuticos, así como de droguerías, laboratorios y casas de representación”, denunció Ferfaven en un comunicado.

Indicaron que en los últimos dos años han cerrado más de 300 farmacias entre independientes y de cadena. Además, indicó que la crisis en el sector ha afectado incluso a las grandes cadenas debido a la dificultad de actualizar los equipos fiscales para laborar

La federación instó a las autoridades pertinentes a considerar la situación del gremio, así como a atender las necesidades de los venezolanos y empresarios que solicitan mejoras en el sector salud.

“Es nuestro deseo contribuir para emerger de esta situación país que nos agobia y oscurece cada vez más nuestro desempeño en función de todos los pacientes, razón de ser de nuestro ejercicio profesional”, señaló el documento.