Venezuela continúa enfrentando las consecuencias del apagón masivo del 7 de marzo. Las recurrentes fallas en el suministro eléctrico han dejado a varios estados sumidos en la oscuridad durante ocho horas diarias, al menos, debido al plan de racionamiento impuesto por Nicolás Maduro.

Alexis Rodríguez, directivo de la Federación de Trabajadores de la Industria Eléctrica, explicó que las plantas eléctricas de La Raisa (estado Miranda) y Tacoa (estado Vargas) no disponen de la energía necesaria para surtir a Caracas y, por tanto, la capital del país carece de sustento eléctrico.

“En el país estamos viviendo las consecuencias de la falta de mantenimiento en el sistema eléctrico nacional durante muchos años. Disponemos de una planta de energía de 1.080 MW y solo estamos produciendo 140 MW. A esto se suman los incendios que han afectado la represa termoeléctrica del Guri, y que causaron la explosión de un autotransformador. Por ello, es muy difícil mantener la electricidad en el país”, dijo Rodríguez a El Nacional.

Precisó que 98% de los transformadores del sistema eléctrico nacional cumplió su vida útil por la falta de mantenimiento adecuado y la inconsistencia en la revisión periódica de los equipos, lo que genera el colapso en el momento en que se presenta un apagón.

El dirigente gremial indicó que actualmente no se dispone de los repuestos para reparar los equipos que han sido afectados en el Guri, estado Bolívar, por las constantes fallas eléctricas. Aseguró que los componentes necesarios, solicitados a países como Japón, Alemania y Estados Unidos, tienen un período de fabricación hasta de seis meses.  

Rodríguez dijo que la fabricación de un repuesto, solo en elaboración, destinado a la principal planta termoeléctrica del país puede tardar hasta un año, sin tomar en cuenta el tiempo para realizar las respectivas pruebas y el traslado de los componentes.

“La prestación del servicio está seriamente comprometida. Cuando hablamos de un año debe haber una situación óptima, tener cartas de créditos aprobadas, los repuestos deben estar fabricados con sus respectivas indicaciones, pero solamente la manufactura de los equipos puede tardar hasta seis meses. Esos equipos deben superar pruebas y posteriormente ser enviados”, aseguró.

A su juicio, informar a los venezolanos de un racionamiento de energía eléctrica con un tiempo aproximado de tres meses a un año demuestra un desconocimiento de la causa que afecta el sistema eléctrico. “O son tres meses o es un año. Cuando Jorge Rodríguez habla de hasta un año es porque saben que el problema puede durar más”, enfatizó.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo