El centro de Maracaibo fue escenario de una batalla campal. Alrededor de 500 buhoneros trataron de instalarse de nuevo en los espacios del mercado Las Pulgas, de donde fueron desalojados meses atrás por los gobiernos regional y municipal, y equipos antimotines de la Guardia Nacional Bolivariana y de la Policía Nacional Bolivariana los dispersaron utilizando gases lacrimógenos y perdigones. Los comerciantes informales respondieron con palos y piedras.

Los buhoneros se molestaron luego de constatar que la mercancía que guardaban en los depósitos desapareció.

“Nosotros somos verduleros y plataneros de Las Pulgas. La guardia y la policía nos robaron todo, nos han dejado sin la posibilidad de llevar un plato de comida a nuestras casas”, explicó una comerciante a TV Venezuela.

La situación irregular se presentó al amanecer y se extendió hasta las 2:00 pm. Se reportaron 17 detenidos y numerosos heridos, entre ellos un adolescente que buscaba a su madre en medio de los disturbios, y 3 funcionarios de la PNB.

“Es un estira y encoge. Había piedras por todo el camino, se escucharon tiros a la altura del terminal de Maracaibo, salí corriendo a ver y había buhoneros saltando de un lado a otro. Lograron cerrar la calle y quemaron cauchos”, contó la periodista Betsai Ekmeiro.

Los buhoneros exigieron su derecho de trabajar y manifestaron que no podían pagar un impuesto de 400.000 bolívares soberanos que les impuso la municipalidad. Prendieron cauchos y basura para obstaculizar el paso de vehículos al mercado Las Pulgas, a Santa Rosalía y por la avenida Libertador.

“Si el presidente Nicolás Maduro es bueno que nos organice, que no nos traten como animales”, declaró una comerciante a Radio Fe y Alegría.

Cerca del mediodía se reportaron destrozos en las Torres Petroleras, edificio de Petróleos de Venezuela, y saquearon una zapatería.

Oficial

Willy Casanova, alcalde de Maracaibo, indicó a través de Twitter que continuará con el combate a las mafias. “Estaba reapareciendo la venta de efectivo y la especulación con medicamentos y alimentos”, señaló.

“Son mafias que manipulan a los actores de la economía informal, que es una economía ilegal”, reiteró.

Hizo un llamado al diálogo y “a entender que Maracaibo requiere una economía sana y respetuosa para el ciudadano”.

En septiembre de 2018, la municipalidad retiró 536 tarantines del mercado Las Pulgas. A principios de año demolió otros 80 que eran parte del Callejón de los Pobres.