FundaRedes, organización no gubernamental de defensa de Derechos Humanos (DD HH), denunció que la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional de Colombia (ELN), restringió las celebraciones del 31 de diciembre en el área de Cayetano Redondo, distante a unos 600 metros del río Táchira, afluente que sirve de límite entre Venezuela y Colombia.

“El ELN, en los últimos días de diciembre, mantuvo sus operaciones en territorio venezolano. En Táchira, en Cayetano Redondo (San Antonio del Táchira) estuvieron patrullando en motos de alta cilindrada, armados y exhortando a la colectividad a tener un comportamiento durante las festividades de diciembre”, explicó Javier Tarazona, coordinador de FundaRedes.

Tarazona, que ha denunciado las operaciones de estaciones de radio del ELN y de las FARC con fines de adoctrinamiento en la frontera venezolana, así como la incursión de grupos alzados en armas en territorio nacional, señaló que a la par del patrullaje fueron repartidos panfletos.

“En Táchira hay una celebración particular de fin de año que es la quema del año viejo y se construyeron las figuras de Nicolás Maduro para quemar con esto lo nefasto que ha tenido que vivir el venezolano. En los testimonios se percibió la molestia que hubo en el ELN, del frente Germán Velasco Villamizar y entregaron panfletos a la vez que hicieron patrullajes”, agregó.

La advertencia fue que a la segunda vez que pasaran por donde habían repartido los panfletos, no debía haber gente en la calle o se atendrían a las consecuencias.

“Esta actuación se está evidenciando como algo normal y las fuerzas armadas observan que (la guerrilla) hacen patrullajes sin ellos hacer nada».