La Universidad de Carabobo se pronunció este martes ante la detención de Iván Uzcátegui, presidente de la Federación de Centros Universitarios de esa casa de estudios y del abogado Ramón Bravo, director central de Comedores. 

Indicaron que a Uzcátegui y a Bravo se les imputa los presuntos delitos de agavillamiento y peculado doloso. Al respecto, explicaron en el comunicado que los cargos se les debe a «una orquesta campaña para amilanar, desacreditar y pretender ante la opinión pública colocar en tela de juicio la credibilidad no solo de estos miembros de la comunidad sino de todo aquel demócrata que hable de pluralidad, de pensamiento libre y de conciencia». 

Además, señalaron que en el acto de aprehensión presenciaron »la bajeza de detener sin pruebas, sin flagrancia, haciendo caso omiso de las garantías del debido proceso, manipulando a los organismos del sistema judicial, a los funcionarios de carrera que observan calladamente un secuestro político en sede policial, que no haya como ajustar la tipicidad penal a las conductas, porque simplemente no existe acción personal que incrimine».

El comunicado dice que las detenciones pretenden desmovilizar políticamente a los estudiantes con motivo del proceso estudiantil que se realizará el 14 de noviembre. 

«A Iván Uzcátegui y al abogado Ramón Bravo no se les ha comprobado delito alguno, durante los últimos días hemos presenciado cómo se hacen y deshacen expedientes, porque es consecuencia política, no jurídica», afirmó. 


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo