Más de 100 horas estuvo Venezuela sin luz por un apagón que afectó a todo el territorio nacional desde la tarde del jueves 7 de Marzo. La Escuela de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Central de Venezuela realizó un análisis de lo ocurrido en el sistema eléctrico nacional en el que explican cómo comenzo todo: en un incendio cercano a la subestación eléctrica de Malena, ubicada en las orillas del río Orinoco en el estado Bolívar. 

El incendió generó el aumento de la temperatura de las líneas de transmisión que conforman el corredor del sistema troncal. A su vez, provocó la pérdida de potencia eléctrica en la planta de generación de Gurí; el eje de la turbina aumentó y se incrementó la frecuencia eléctrica. 

Los sistemas de control de Gurí se activaron y los generadores se desconectaron gradualmente para controlar la frecuencia eléctrica, pero la magnitud fue tal que obligó al personal de operación de la planta la desconexión total de los generadores, explica el texto escrito por el ingeniero Julio Molina Guzmán, director de la Escuela de Ingeniería Eléctrica de la UCV. 

El sistema eléctrico nacional está conformado por las plantas de generación Guri, Caruachí y Macagua I, II, y por los sistemas termoeléctricos. Al desconectarse los generadores de Gurí, se apagó el resto, debido a que trabajan en sicronismo de frecuencia y como se perdió, no tenían la referencia.

La interrupción del sistema eléctrico en el país ocasionó la intensificación del problema de abastecimiento de agua en el país. También el sector salud trabajó con dificultad, debido a que no todos los hospitales contaban con planta eléctrica. Varios comercios en el país perdieron mercancía por la falta de refrigeración. El apagón, en definitiva, puso en contigencia a todo el país.