El doctor Carlos Prosperi denunció la llegada de una serie de médicos palestinos al Hospital José María Vargas, en Caracas.

“Lo más preocupante de estos médicos es que ni siquiera hablan nuestro idioma. Quien se dirige a otro país a laborar en el ámbito de la salud debe tener nivel avanzado del idioma de ese país”, denunció.

Prosperi aseguró que seis de los médicos ya se encuentran trabajando en el Hospital Vargas y otro grupo en el Materno de Macuto.

“No sabemos dónde adquirieron el título de su especialidad. No mostraron ningún tipo de expediente”, recalcó.

El trabajador de la salud aseguró que en Venezuela hay personal calificado para cubrir las necesidades de los centros de salud.