Camiones, compactadoras, guantes, palas, rastrillos y bolsas son solo algunas de las carencias que presenta actualmente el sistema de recolección de basura en el municipio Libertador, administrado por el Servicio Urbano de Procesamiento, Recolección y Aseo de Caracas, empresa en la que tiene participación la alcaldía, el Gobierno de Distrito Capital y el Ministerio de Ecosocialismo.

Estas limitaciones han llevado a que trabajadores tengan que recoger la basura con sábanas y herramientas precarias, denunciaron empleados de Supra que pidieron resguardar su identidad.

Esta situación revela una nueva escalada de la crisis de recolección de desechos que mantienen calles, avenidas de Caracas, según testimonio de vecinos de parroquias como El Paraíso, Candelaria, La Pastora, Macarao, Sucre, Coche, La Vega y San Bernardino.

Habitantes de los sectores más afectados insisten en que las deficiencias de la empresa recolectora han colapsado el servicio. “A pesar de tener varias vías principales, aquí el aseo tarda hasta cuatro semanas en pasar, por lo que moscas, ratas y ratones abundan en todas las calles”, afirmó Margarita Ruiz, vecina de La Pastora. La falta de recolección se evidencia en intrincadas vías como las de San José, en Cotiza, o en avenidas principales como la San Martín.

Francisco Rafael Leal, de 30 años de edad, vive en la calle y relató que la basura localizada en la avenida principal de Bella Vista cumplió esta semana un mes sin ser recogida. “Desde hace un mes me instalé aquí, barro la basura hacia el muro para que no ocupe toda la calle y la gente me ayuda con comida, a veces me dan ropa o jugo, hago esto para no salir a robar”, narró mientras intentaba empujar con un viejo cepillo las bolsas de desechos que abarcan más de dos metros de largo en plena vía principal.

“Esa basura hay que sacarla con máquinas porque es mucha y nosotros no tenemos el equipo para eso”, reveló un grupo de trabajadores de Supra Caracas, que intentaba recoger los desperdicios con una sabana a 200 metros de distancia: “Hacemos lo que podemos con lo que tenemos; en todo el año no nos han dotado de insumos, ni uniformes, ni guantes, ni mucho menos palas. A este camión no le funciona el zuncho”.

La escasez de insumos no se corresponde con los constantes desembolsos aprobados por el Concejo Municipal mediante créditos adicionales, alegó la concejal Kadary Rondón. “Entre febrero y septiembre se aprobaron 1.513.081.792 de bolívares solo para gastos operativos de la empresa, que incluían la adquisición de cauchos para las unidades de recolección de desechos, el pago a proveedores, que dotan los insumos y herramientas, y la dotación de uniformes”, precisó.