La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados dijo este martes que «la mayoría» de los 3,7 millones de venezolanos que ha abandonado el país por causa de la crisis debe estar amparada por la protección internacional prevista para los refugiados.

Ante el deterioro de la situación en Venezuela, Acnur presentó una nueva «Guía de orientación sobre el flujo de venezolanos», dirigida a los gobiernos para que este éxodo no sea deportado, expulsado o forzado a volver a su país, tal como lo establece el derecho internacional para los refugiados.

«Reiteramos nuestro llamado a los Estados para que permitan a los venezolanos acceder a sus territorios y que allí reciban una protección adecuada», dijo la portavoz de Acnur en Ginebra, Liz Throssell, en rueda de prensa.

Reconoció que la cantidad de personas que abandona Venezuela es tal que «plantea grandes desafíos porque los sistemas de asilo podrían verse desbordados».

Acnur reportó que a finales de 2018 unos 460.000 venezolanos habían solicitado asilo formalmente, mayoritariamente en países de Suramérica.