Entre los distintos hechos que marcaron la jornada de protestas de este miércoles hubo uno que recorrió el mundo mucho antes que la muerte de Miguel Castillo en las protestas y fue la violenta detención de Sergio Contreras por parte de efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Contreras se encontraba en la avenida Vollmer de la parroquia Candelaria aproximadamente a las once de la mañana después que la PNB reprimiera con gas lacrimógeno y pimienta a las personas que se concentraban en el lugar para dirigirse al Tribunal Supremo de Justicia.

Después de que ocurriera la acción represiva, Contreras usó un megáfono para exigirles a los PNB que no reprimieran a los ancianos y niños en la zona, pero los efectivos respondieron deteniéndolo, denunció Mariana Barrios, esposa de Contreras.

Ciudadanos, políticos y periodistas en la zona registraron imágenes de la detención del profesor de la Universidad Católica Andrés Bello, dirigente de Voluntad Popular y asistente legislativo del primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara.

Barrios confirmó que Contreras fue llevado por los efectivos a la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en El Helicoide. Desconoce el motivo de la detención y los cargos que pretenden imputarle a quien solo les reclamaba a los oficiales que no atacaran a las personas.

La esposa del también coordinador de redes sociales del medio El Nuevo País informó que Contreras es epiléptico y que necesita cumplir con su tratamiento médico. Aseveró que los abogados del dirigente de la tolda naranja pudieron verlo en el Sebin y lograron entregarle la medicación que requiere.

“Tengo entendido que lograron entregarle unas pastillas, pero no es que se la entreguen sino que se las den y eso no lo sabemos. De eso depende su vida”, dijo.

Los defensores constataron que Contreras tiene en su pierna un músculo desgarrado producto de la violencia de los oficiales al momento de su detención.

Las imágenes que captaron el momento muestran que al menos seis PNB forcejaron con Contreras, lo arrastraron por el suelo y activaron una bomba lacrimógena para dispersar a las personas que pedían que no se lo llevaran.  Luego de esto lo montaron a empujones en una moto.

Barrios indicó que la detención de su esposo fue sin mediar palabra, violenta y arbitraria.

Después de la detención, el diputado Luis Florido habló con los efectivos policiales, quienes le indicaron que habían llevado al dirigente a una de las sedes del Sebin. “De repente dieron la orden de detenerlo. Lo agarraron y se lo trajeron hacia el lado de la policía por la fuerza. Intenté mediar para que no se lo llevaran, pero no me escucharon”, explicó Florido al detallar que antes de ser detenido Contreras pronunciaba consignas con un megáfono.

El diputado Freddy Guevara también llegó al sitio de la detención y les explicó a los efectivos que Contreras es epiléptico, pero estos no le dieron respuesta.

La diputada Delsa Solórzano denunció la detención injustificada y destacó que no existía en ninguna ley algo contra el uso de un megáfono. Pidió la libertad de Contreras durante la rueda de prensa de la oposición la noche del miércoles.

De igual forma, el hecho fue condenado por Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos, que calificó la detención como arbitraria e indiscriminada. Pidió al gobierno venezolano que respetara los derechos y las garantías de los venezolanos.

También se expresó por lo ocurrido la Sociedad Interamericana de Prensa, que en un comunicado condenó la aprehensión y expresó su alarma por la continuidad de la represión contra los participantes en las manifestaciones de protesta.