La fiscal general, Luisa Ortega Díaz, advirtió este jueves 24 de mayo que la pareja de Miguel Rodríguez Torres, a quien identificó como Rocío Ramírez, está muy delicada de salud luego de haber sido torturada y golpeada en la Dirección de Contrainteligencia Militar. 

«Yo hago una reflexión: (Vladimir) Padrino López es una vergüenza. Él ha sido amigo de Rodríguez Torres y de su familia. ¿Cómo permite que le hagan esto? ¿Qué pasa con los generales? Ustedes deben verse en el espejo porque esto también se lo pueden hacer a sus esposas el día en que no quieran doblegarse», indicó la abogada, quien en entrevista con Sergio Novelli confirmó que Ramírez está detenida desde el 13 de mayo. 

Advirtió que la mujer está en una situación de salud muy delicada: la fuente que le ha filtrado información le dijo que se queja mucho por los dolores. «Me dice que se queja mucho, que llora y que tiene fiebre», aseguró. 

Además, Ortega Díaz señaló que presume que en este caso hay un homicidio: «Presumimos que un funcionario de la Dgcim, por negarse a torturar a Rocío, fue lanzado por una ventana, según la información que tenemos. Se llamaba Luis Armando Monsalve. Estamos investigando», dijo. 

Ortega Díaz criticó la lentitud de la Corte Penal Internacional sobre el caso de Venezuela. Considera que «los tiempos no pueden ser infinitos». 

Por lo tanto, informó que ella y su equipo quieren acudir a la «jurisdicción universal». Sin ofrecer más detalles, dijo que sería con la colaboración de un país que permtía iniciar un procedimiento de derechos humanos. «Es algo parecido al caso de Pinochet», refirió sin decir más.