Familiares del estudiante Kevin Rojas, detenido el 2 de julio en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL) en Maracay estado Aragua y enviado al Centro Penitenciario de Oriente “El Dorado” en el estado Bolívar,  informaron este lunes que se confirmó que padece paludismo.

Katherine Aray, pareja de Rojas, indicó a El Nacional Web que este fin de semana Kevin presentó una fiebre alta que lo ha hecho delirar. Denunció que en el centro de reclusión no le han dado los servicios médicos necesarios por lo que ha tenido que tratar de disminuir su temperatura corporal bañándose constantemente.

Aray explicó que lo pudo escuchar, solo se comunican vía telefónica, muy débil debido a la mala alimentación que presenta y las malas condiciones de reclusión en las que se encuentra. Expresó preocupación porque varios de sus compañeros le comentaron que el joven en ocasiones se desmaya por varios minutos y al despertar no tiene noción de tiempo ni lugar.

Con este caso asciende a dos el número de detenidos que padecen la enfermedad en este centro de reclusión. José Salvidia fue diagnosticado con malaria hace dos semanas, mientras que Alex González presenta síntomas de la patología.

Abogados de los estudiantes de la UPEL han denunciado que los han aislado durante 30 días y que las condiciones de la cárcel no son saludables por lo que solicitaron una medida humanitaria que no ha recibido respuesta.


Sin recursos  

La familia Rojas no cuenta con los recursos necesarios para los gastos que supone enfrentar la malaria y los gastos para viajar todas las semanas desde el estado Aragua hasta Bolívar, por ello realizan recolectas, con la colaboración de los vecinos,  ventas de sopa.

Katherine Aray pidió la mayor colaboración posible con medicinas como Diclofenac Sódico en ampollas que es la única medicina que Kevin ha podido informarle que necesita.


La Cifra

De acuerdo con la Sociedad Venezolana de Salud, en el país se han registrado 180.000 casos autóctonos de malaria, la mayoría en el estado Bolívar.