AFP

Por ANTONIO GARCÍA PONCE

Las previsiones de los frutos y resultados que entregará el siglo XXI a la historia de la humanidad despiertan el interés de todos.

Apartemos, de entrada, los vaticinios llenos de números y de revelaciones acerca del tercer milenio; es decir, los próximos mil años, porque todos están destinados a lucir descabellados y sin ninguna base razonable de argumentación. ¿Podría Hugo Capeto, en el año 1000, avizorar siquiera lo más grueso, lo más relevante o, por el contrario, lo más sencillo que el desenvolvimiento histórico depararía al territorio francés, o a Europa, hasta llegar al 2000?

La revista Diners de Colombia, dirigida por la notable periodista Consuelo Mendoza, en un tono más modesto, pero de todas maneras tratando de arrojar luz sobre el tema, redujo las perspectivas al solo siglo XXI, y buscó las indagaciones del futuro en la bola de cristal que «leyeron» 54 personalidades mundiales, acerca de lo que sucederá en esta época hasta el 2100. El resultado fue publicado en un número especial en noviembre de 1993. Hemos reducido las respuestas de los entrevistados de la siguiente manera:

A.-Opiniones optimistas:

-Umberto Eco, escritor italiano:

Fue bueno el segundo milenio y también lo será el tercero.

-Jorge Amado, escritor brasileño:

Veo el fin del milenio con optimismo.

-Arturo Uslar Pietri, escritor venezolano:

Hay que inventar un futuro tan válido, poderoso y consecuente como el que acaba de desaparecer.

-Fernando Savater, escritor español:

Yo creo que el gran reto es contribuir a una democracia efectiva a escala mundial.

-Melina Mercuri, actriz griega:

Solo tengo esperanzas.

-Belisario Betancur, ex presidente colombiano:

Optimismo de saber que los seres humanos han descubierto el poder de participación en los asuntos que les conciernen.

-Robert Gale, inmunólogo estadounidense:

Realmente, soy bastante optimista.

-María Reiche, antropóloga alemana:

Niños y mujeres más libres, un gran avance.

-Manuel Elkin Patarroyo, médico colombiano:

La humanidad, por primera vez, está tomando conciencia de especie.

-Paul Johnson, historiador inglés:

Bueno, soy muy optimista.

-Damián Bayón, crítico de arte argentino:

Hay que ser optimistas; la humanidad sabrá salir del paso.

-Martha Senn, mezzosoprano suizo-colombiana:

El hombre rescatará los valores de la poesía, la música y otras expresiones estéticas.

-Piero de Benedictis, cantante ítalo-argentino:

En principio, soy muy optimista.

-Pedro León Zapata, artista plástico venezolano:

Respondió con una caricatura que mostraba nubarrones atrás y adelante la esperanza.

-Rubén Blades, cantante panameño:

Al final se forjará el pedestal de una sociedad universal más justa y más racional.

-Paul Samuelson, economista estadounidense:

Las ciencias y el desarrollo del pensamiento económico nos ofrecen la promesa de que podemos emanciparnos de la antigua maldición de la lucha darwiniana por la supervivencia.

-Plinio Apuleyo Mendoza, escritor colombiano:

Los futurólogos se equivocaron en su pronóstico de un tránsito siniestro hacia el próximo milenio.

-Juan Tomas de Salas, periodista español:

En este fin de siglo hemos reconocido como tal el error de dos siglos acerca del problema del Estado, lo que nos abre inmensas perspectivas de felicidad para los años 2000 y pico.

-Gustavo Cisneros, empresario venezolano:

Veo este fin de milenio con profundo optimismo.

-Dalai Lama, guía espiritual tibetano:

Con motivación sincera, determinación y confianza, orientando nuestras habilidades con energía y dirección, pienso que hay esperanza.

-Leonardo Boff, teólogo brasileño:

Veo el despertar de una nueva civilización, más participativa, con más respeto a la naturaleza y con una mayor dimensión del espíritu.

-Federico Mayor, director de la Unesco, español:

Yo creo en un renacimiento.

B.-Opiniones pesimistas:

-Carlos Fuentes, escritor mexicano:

Hay muy poca esperanza.

-Ernesto Sábato, escritor argentino:

En pocas decenas de años, se producirá el fin de este mundo.

-Abraham Noam Chomsky, lingüista estadounidense:

Está en peligro la seguridad mundial, y las naciones ricas están adquiriendo las mismas características de los países pobres.

-Álvaro Mutis, escritor colombiano:

Vamos vertiginosamente hacia otra de las crisis brutales del siglo.

-Elena Poniatovska, escritora mexicana:

Desgraciadamente, vamos hacia una mayoría cada vez más grande de gente sin acceso a nada.

-Mempo Giardinelli, escritor argentino:

Con el milenio no se acabarán los males que nos aquejan.

-Jorge Enrique Adoum, escritor ecuatoriano:

No es hermoso, ni siquiera consolador, el panorama.

-Fidel Castro, estadista cubano:

Va a ser un fin duro, difícil y de mucha lucha.

-Jorge Arias de Greiff, ingeniero e historiador colombiano:

La veleta de la historia parece hoy loca; un gran suspenso histórico es el fin del siglo.

-Joan Manuel Serrat, cantante español:

Si el hombre no actúa de forma más inteligente, la catástrofe vendrá.

-Celso Furtado, economista brasileño:

La segunda mitad del próximo siglo estará marcada por catástrofes que pondrán en riesgo la existencia del hombre.

-Manfred Max-Neef, economista chileno:

La estupidez se continuará expandiendo con pocos estorbos y la inteligencia verá peligrosamente disminuida sus posibilidades de supervivencia.

-Andrés Oppenheimer, periodista argentino:

Ojalá me equivoque, pero me temo que habrá cada vez más Bosnias-Hertzegovinas.

-Ángel Antonio Mingote, caricaturista español:

Hizo una caricatura en la que predominan violencia, drogas y muerte.

-Jorge Valdano, futbolista argentino:

Vamos tropezando de una manera lamentable, de guerra en guerra y de confusión en confusión.

-Indra Devi, espiritualista rusoargentina:

Alrededor del año 2000 se espera una catástrofe o el fin de nuestra era.