El Buscón
El Buscón, Librería de Ocasión / Foto: Katyna Henríquez Consalvi

EL BUSCÓN
El Buscón, Librería de Ocasión nace una noche de eclipse de luna llena en el año 2003. Lugar para el libro venezolano, raros y agotados, “librería de autor”, como quiso distinguirla uno de sus visitantes. Bajo el signo de la legendaria librería Soberbia, heredó de sus maestras no solo su inventario inaugural, también el espíritu y el rigor del oficio. Su tributo es a la memoria que tiende puente al futuro, pero sobre todo a las voces más preciadas, las vivas y las ausentes.
El Buscón, covacha subterránea de resonancias quevedianas, trascurre en un particular y propio tiempo suspendido: es a su vez jardín de infancia para los libros nuevos, y orfanato para los mayores. El bachiller Requena dice haber visto en una de sus esquinas a un insomne Ramos Sucre y hay quien jura que es de Montejo la sombra que toma asiento en el sillón verde de Voltaire.
Nuestra librería es trinchera de papel, lugar de reunión y convergencia para el diálogo sensible e inteligente, lugar donde se tejen redes de afectos, donde damos voces al “desolvido”; pero sobre todo donde hace vida la cultura crítica y civil de un país que se resiste tercamente a la barbarie cruel de estos tiempos “desabrochados”.
Katyna Henríquez Consalvi

***

Letralia
Letralia, Tierra de Letras (logo)

LETRALIA
Desde muy joven tuve curiosidad por leer a otros autores venezolanos de mi edad. Cada tanto descubría una revista impresa de algún grupo literario que se empeñaba en exhibir sus pequeñas joyas. De manera que cuando conocí Internet, en los 90, supe que era el medio ideal para difundir los textos de esos autores desconocidos.
Fue así como concebí, en 1996, la revista Letralia, Tierra de Letras. No había otro emprendimiento similar en Venezuela (de hecho, el concepto “revista digital” era apreciado con desconfianza) ni había en español publicaciones literarias que llegaran a sus lectores por correo electrónico.
A veintitrés años de aquel momento, Letralia tiene un catálogo de más de 3.600 firmas de toda Iberoamérica, pero en el que también hay autores que, nacidos en otros países de los cinco continentes, escriben poesía, narrativa, ensayo, crónica u otros géneros en español. La mayoría de ellos alejados de las grandes marquesinas, pues Letralia es un territorio para el descubrimiento.
Hoy, con casi 350 ediciones en línea, libros digitales, traducciones literarias y otros contenidos, y por supuesto después de atravesar dificultades y transformaciones, Letralia mantiene el espíritu expresado en su primer editorial: apoyar a la literatura como arte, sin mayor complicación y sin el absurdo del compromiso. Así, global y franca, es la demografía de la Tierra de Letras.
Jorge Gómez Jiménez

***

FLOC 2017
Feria del Libro del Oeste de Caracas (FLOC) / Foto: 2017

FERIA DEL LIBRO DEL OESTE DE CARACAS (FLOC)
Desde enero de 1999 hasta hoy han transcurrido dos décadas en la vida del país. Durante estos veinte años el desorden, la violencia, la inseguridad, la ingobernabilidad y la sinrazón se han impuesto como un modo de vivir que nos ha secado como nación. Hoy nuestra Venezuela está mustia. Este paisaje árido y desolado no se corresponde con el que soñábamos cuando se fundó la democracia. Queremos otro país.
Y ese otro país que queremos y merecemos está renaciendo desde las artes, la cultura, el periodismo, la literatura, la ciencia, en fin, desde la imaginación y la creatividad. Esa otra Venezuela está floreciendo desde el abismo, parafraseando al poeta Rafael Cadenas. Una de esas flores brota en la UCAB gracias al abono de nuestra perseverancia. La savia de esta flor es la conciencia de quiénes somos y para qué servimos, lo que impide que nos rindamos, menos aún que nos marchitemos.
En tal sentido, ¿qué significa para nosotros los ciudadanos que estemos en este preciso momento preparando la IV Feria del Libro del Oeste de Caracas? ¿Qué significa que desde abediciones –la editorial de la UCAB– sigamos produciendo libros? Significa decir que aquí estamos; que estamos vivos; que queremos ser referencia y ejemplo de constancia y de voluntad política; que queremos redescubrir el valor de la lectura, del libro, de la razón y de la cultura en sus ricas expresiones; que a pesar de todo y contra todo la civilidad puede vencer a la barbarie; que ante el pesimismo subyacente de estos años es posible celebrar la fiesta que promueven todas las ferias del libro. Es el néctar que producimos y que la nación venezolana necesita. De esta manera contribuimos a la formación de un jardín floreciente: la Venezuela de la libertad.
Marcelino Bisbal

***

Ediciones hochroth Heidelberg / Foto: Twitter

HOCHROTH HEIDELBERG
La editorial hochroth Heidelberg (Alemania) fue fundada en 2018 como editorial independiente y miembro del grupo europeo hochroth constituido en 2008. La editorial hochroth Heidelberg se dedica a la traducción y publicación de poesía de Latinoamérica, España y Alemania. Nuestras ediciones son hechas a mano, numeradas, diseñadas e ilustradas por artistas gráficos. Nuestro propósito fundacional es afianzar, cuidar, difundir e integrar la poesía escrita en español al paisaje poético alemán. De ahí que la traducción es la médula de nuestra editorial y la razón por la cual hochroth Heidelberg promueve alianzas con instituciones patrocinadoras que permitan desarrollar traducciones de calidad y el diálogo entre los poetas a traducir y sus poetas-traductores. Consideramos la traducción de poesía como un lenguaje, una obra de arte per se. Creemos en la traducción como una forma poética de comunicación y de aprendizaje. Asumimos la traducción de poesía como ejercicio de intercambio cultural y de libertad. hochroth Heidelberg cuenta, hasta la fecha, con cuatro publicaciones bilingües español/alemán: Aún nos queda la casa. Poesía de Venezuela (florilegio de 17 poetas), Trinidad Gan: Diccionarios, Ángeles Mora: Espejo de los espías y Natalia Litvinova: Cesto de trenzas. El programa de verano/otoño 2019 trae títulos de Adalber Salas Hernández y de Jacqueline Goldberg, entre otros poetas que divulgaremos más adelante.
Geraldine Gutiérrez-Wienken

***

La Poeteca
Fundación La Poeteca / Foto: Twitter de Jacqueline Goldberg

LA POETECA
La Poeteca es una fundación sin fines de lucro que busca difundir la cultura del libro, la lectura y el quehacer poético. Su fin último es estimular y promover la lectura y escritura de poesía a través de diferentes actividades.
Su labor principal se centra en la gestión de una biblioteca privada, abierta al público general, que ofrece una amplia bibliografía vinculada con la poesía. Para ello, contamos con un espacio adecuado para la lectura y consulta del catálogo de la Fundación, ubicado en la ciudad de Caracas, Venezuela.
La Poeteca entiende y procura estimular y rescatar la memoria a través de homenajes, talleres, cursos y actividades en donde la transversalidad no se encuentra ausente. Las alianzas con otros emprendimientos son importantes para nosotros: embajadas, bancos, empresas.
Somos co-organizadores del Concurso Nacional de Poesía Joven Rafael Cadenas, que va por su cuarta edición, y creamos una editorial, ya con siete títulos (cinco autores inéditos y dos reconocidos: Harry Almela y Hesnor Rivera).
La Poeteca se inspira en los Poetry Centers de Estados Unidos, y busca propiciar la formación permanente, con nuestro proyecto central por venir: un diplomado en Estudios Poéticos.
Por último, pueden consultar los libros que tenemos en nuestra biblioteca y descargar nuestras publicaciones en nuestra página: http://www.lapoeteca.com.
Ricardo Ramírez Requena