Como una “batalla desigual” calificó Manuel Rosales, ex candidato a la Gobernación del Zulia, los comicios regionales que se repitieron en la entidad el domingo 10, luego de que el Consejo Nacional Electoral no reconoció al gobernador elegido el 15 de octubre, Juan Pablo Guanipa, por no juramentarse ante la asamblea nacional constituyente.

El dirigente de Un Nuevo Tiempo aseguró que “fueron tres contra uno”. Denunció que se enfrentó al gobierno y su “aparataje” de movilización, a los abstencionistas, “que creen que de esto se saldrá de forma mágica”, y a sectores de la oposición que llamaron a votar por el candidato del oficialismo, Omar Pietro, quien resultó ganador con 694.896 votos, 57,3% de la totalidad.

“Los dejo en su conciencia”, manifestó durante una rueda de prensa. Afirmó que su postulación fue “por el bien del Zulia, por la negativa de quien entregó la bandera del estado al oficialismo”.

El ex gobernador considera que lo que tiene que enfrentar la oposición ahora en adelante “es la unidad para las presidenciales”.

Rechazó la amenaza del presidente Nicolás Maduro de excluir de esos comicios a los partidos políticos que no participaron en las municipales. Indicó que Primero Justicia y Voluntad Popular “tienen el derecho de participar”.

Rosales indicó que ante las exigencia del pueblo venezolano de una salida “a la catástrofe que vive el país”, cada uno de los partidos debe ocupar su rol como instrumento de lucha.