La oposición presentó en República Dominicana una larga lista de exigencias en materia electoral. Dentro de las aspiraciones de la delegación de la Mesa de la Unidad Democrática en la negociación con el gobierno, además del cambio de los cinco rectores del CNE, destacan la celebración de elecciones presidenciales con la observación de la OEA, la ONU y la Unión Europea y que se otorguen garantías para el voto en el exterior.

“La presencia de organismos internacionales es fundamental porque cuentan con experticia comprobada y manejan un software que puede garantizar la realización de comicios en condiciones de transparencia. Esto asegura rigor institucional y elecciones limpias. Los venezolanos en el exterior pueden escoger al presidente, pero en este momento muchos consulados están cerrados y no es posible legalizar su estatus”, dijo uno de los miembros del equipo negociador de la alianza opositora.

La MUD ha insistido en que haya un marco que permita celebrar las elecciones de 2018 de manera confiable, como ocurrió en las parlamentarias del 6 de diciembre de 2015. Pide al Ejecutivo que levante las inhabilitaciones a los dirigentes opositores, la depuración del Registro Electoral y que se regule la actuación de la FANB en el proceso comicial para que no haya excesos del Plan República.

En la negociación, cuya próxima reunión está prevista para el jueves 18 de enero, la oposición exige que se cumplan las funciones de los miembros de la mesa, se revise la figura de los integrantes de la mesa, y se garantice el equilibrio informativo 50/50 en los medios del Estado.

La MUD emitió un comunicado ayer en el que ratificó que sus exigencias en la reunión, que dirige el presidente dominicano Danilo Medina, son inalterables: elecciones libres y transparentes, el canal humanitario para el ingreso de alimentos y medicinas al país, la liberación de todos los presos políticos y la restitución de las facultades de la Asamblea Nacional.

“Estamos trabajando para que se logre una solución, pero no firmaremos cualquier acuerdo; sino uno que en lugar de determinar vencidos y vencedores, construya el piso para sacar al país de la tragedia a la que lo condujo el modelo de gestión del gobierno. De no cristalizar un acuerdo en los próximos días se lo informaremos claramente al país”, aseguró la alianza.

Aunque no se ofrecen detalles, en el comunicado se señaló que ya hay acuerdos en varios puntos y en otros persisten las diferencias sustanciales.

La MUD salió al paso a los cuestionamientos: “A quienes dicen que el hambre no espera por la negociación, les decimos que tienen razón. El hambre solo obedece a la liquidación de la economía por un modelo destructivo. Es responsabilidad del gobierno atender la crisis económica y la emergencia social. Que lo hagan o que cedan la responsabilidad a quienes sí quieren resolver esto. A quienes piensan que tienen mejores caminos para resolver los problemas del país, que no se detengan por nosotros. Que desarrollen sus políticas y conquisten sus adhesiones”.

El grupo opositor, en el que se reavivaron los conflictos luego de las elecciones regionales de octubre del año pasado, aseguró que paralelamente a la negociación continúa trabajando para reconstruir y ampliar a la Unidad y “enfrentar los desafíos que supone lograr el cambio que el país necesita para recuperar su calidad de vida”. Indicó que próximamente habrá anuncios sobre la hoja de ruta de 2018.

Discurso perverso. El constituyente Jesús Faría aseguró que “la ayuda humanitaria es un discurso hipócrita y perverso”. Cree que con esta petición se busca intervenir al país.

“Bastó que el Departamento de Estado de Estados Unidos el año pasado planteara la posibilidad de intervenir directamente en los asuntos de Venezuela en un escenario de crisis humanitaria, para que la oposición se empeñara en la ayuda humanitaria”, argumentó en Globovisión.

EL DATO

La coordinadora de Vente Venezuela, María Corina Machado, aseveró ayer que “la clausura a la farsa del diálogo la da Maduro presentando su Memoria y Cuenta en la ANC”. La dirigente ha fustigado las negociaciones en República Dominicana que considera como una burla para el país. Cree que el gobierno solo busca ganar tiempo.