Los valores son los pilares de una empresa, la base de la cultura organizacional y lo que la diferencia de la competencia. A su vez, la compañía es responsable de mantenerlos, promoverlos y divulgarlos. De esta manera, los empleados tendrán una mejor oportunidad de conocer sus significados y ponerlos en práctica en su actividad laboral.

Es por ello que los valores no solo deben ser definidos, tienen que estar en continuo desarrollo. Representan “cómo” en las empresas se hacen las cosas, que va desde la actitud de los miembros hasta todo en lo que interviene la organización.

También ayudan a darle a la compañía una identidad, reflejan su compromiso con la sociedad y sirven de motivación para los empleados. Crean un sentimiento de pertenencia entre los miembros, lo que los estimulará a trabajar para conseguir sus metas y los mismos objetivos.

Sin embargo, la selección de los valores debe ser cuidadosa. ¿La razón? Deben coincidir con la actividad que desempeña la empresa como con el propósito de responsabilidad social que asuma.

De allí que es importante saber inculcar los valores como parte de la cultura organizacional para lograr una coherencia entre lo que se predica y lo que se hace productiva, laboral y socialmente.

Además, es recomendable crear un ambiente donde se compartan los valores. Esto ayuda a tener una cultura corporativa clara y sólida, lo que contribuye al éxito de la empresa por su buen funcionamiento y rendimiento.

Entonces, qué valores encajan mejor con una organización. Eso dependerá de su propósito y las metas que se haya trazado. Pero podemos mencionar algunos que son esenciales para una organización que se propone crecer:

Honestidad. Las acciones y decisiones de la empresa deben reflejar lo que se promete en sus declaraciones de misión y visión.

Compromiso social. La organización debe actuar teniendo siempre en mente el bienestar de los trabajadores y de la sociedad donde se desenvuelve.

Calidad. La producción de bienes y servicios de calidad debe ser el norte, teniendo siempre presente al cliente.

Compromiso ambiental. La empresa debe implementar Buenas Prácticas Ambientales para reducir el impacto que puedan ocasionar sus procesos de producción.

En conclusión, es importante que la forma de comportarse de la empresa, tanto a nivel interno con sus empleados como externo hacia sus clientes y colaboradores, sea la adecuada a los valores transmitidos. De esa forma, gozará de una serie de ventajas y beneficios que redundarán en su productividad y posicionamiento en el mercado.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo