El estallido de la pandemia de covid-19, que emana de China, marcó el comienzo de una nueva era histórica que desencadenó una crisis económica mundial. Ahora, la imposición por parte del Partido Comunista Chino (PCCh) de legislación de seguridad nacional en Hong Kong después de meses de protestas marca el momento históricamente definitivo de la desaparición de la democracia en el centro financiero global, una vez autónomo. La prohibición del PCCh de la Vigilia de Tiananmen por primera vez en 30 años es otro clavo en el ataúd de la libertad.

Sobre todo, los movimientos provocadores del PCCh, y la consiguiente respuesta de Estados Unidos, refuerza la ruptura bilateral entre Estados Unidos y China y formaliza el establecimiento de un nuevo orden global que definirá el resto del siglo XXI.

Estos desarrollos que se han desarrollado llevan años en desarrollo, y posiblemente se haya retrasado históricamente. El panorama político global ha permanecido en gran medida en flujo durante las últimas dos décadas, particularmente en comparación con el surgimiento y la evolución más rápida de los nuevos órdenes globales en el siglo XX. Estos incluyeron los finales de las dos guerras mundiales, en 1918 y 1945, y la Guerra Fría en 1990.

Si bien la Gran Recesión de 2008 puede haber revelado la estructura amplia del nuevo paradigma geopolítico, la pandemia de covid-19 expuso sus verdaderos colores. Las piezas desplegadas de la actual gran competencia de poder entre las naciones están cayendo más claramente en su lugar, mientras que las tensiones están aumentando a nuevas alturas.

A diferencia del paradigma de la Guerra Fría, la nueva estructura geopolítica no está marcada por una división binaria estadounidense-soviética con campos claramente definidos. Los amigos y los enemigos a menudo cruzan las líneas tradicionales por intereses económicos a corto plazo, ganancias políticas y conveniencia. Si bien Estados Unidos y China constituyen las dos economías más grandes del mundo, las potencias regionales en ascenso están dispuestas y pueden perseguir sus propias agendas locales a menudo en contra de los intereses de los dos principales actores del mundo.

La conclusión es que la nueva geopolítica refleja un paisaje global cada vez más complejo y fragmentado donde la incertidumbre domina un mundo mucho más peligroso. Esto se ve agravado por una generación de líderes en todo el mundo, en gran medida con poca visión a largo plazo y pensamiento estratégico.

Dentro del marco de este nuevo orden global, el covid ha cuestionado seriamente la fiabilidad de China como una potencia mundial líder. Hasta ahora, su encubrimiento inicial ha resultado en la pérdida de más de 350.000 vidas, millones de trabajos perdidos y colapso económico global. El déficit de confianza de China se ve agravado por las tácticas agresivas del PCCh para obligar económica y diplomáticamente a los Estados angustiados por el covid a comprar la narrativa pandémica de China, la de un sistema superior de un solo partido que efectivamente enfrentó y derrotó al virus. Hasta ahora, estas medidas han fracasado en gran medida y han socavado aún más la credibilidad y la reputación de China en el escenario mundial.

Una narrativa alternativa y más realista es que China utilizó la represión para encubrir el virus y una represión aún mayor para contenerlo y que, hasta ahora, han sido los sistemas democráticos los que más efectivamente han enfrentado la pandemia de covid a través de la transparencia y el diálogo abierto con sus los ciudadanos. Taiwán, Corea del Sur y varios de los Estados europeos nórdicos y de Europa central y oriental se destacan entre las diversas historias de éxito.

El intento de China de reconstruir su imagen a nivel internacional no será fácil, pero será muy posible a largo plazo. Armado con grandes cantidades de dinero en efectivo en un mundo con dificultades financieras, es probable que el PCCh encuentre suficientes compradores para una nueva narrativa de China, sin importar cuán defectuoso o engañoso sea.

Finalmente, China sigue siendo un sistema totalitario. Los Estados de ideas afines aceptarán voluntariamente sus políticas a medida que fortalezca sus propias posiciones internamente. Mientras que algunas naciones democráticas muy endeudadas pisarán con más cuidado, otras procederán por el efectivo rápido y sus beneficios a corto plazo. Después de todo, la amenaza a largo plazo de la trampa de la deuda de China será un problema para los futuros líderes y generaciones.

Por un lado, es importante no subestimar las debilidades internas de China y su capacidad para inhibir el nivel de influencia de China en el exterior. Sin embargo, en gran medida, estas vulnerabilidades ayudan a impulsar la determinación de China de ejercer su influencia aún más agresivamente en todo el mundo.

En cuanto a Estados Unidos, su creciente desvinculación del escenario global facilita la búsqueda de la hegemonía global por parte de China. Para que Estados Unidos siga siendo competitivo a nivel mundial y mantenga una influencia continua debe ejercer un mayor compromiso en todos los frentes con los aliados tradicionales y las potencias emergentes, no solo con palabras sino con acciones reales. Fue una habilidad que Estados Unidos generalmente perfeccionó, particularmente durante la Guerra Fría, que requiere un liderazgo experto continuo respaldado por un consenso popular consistentemente amplio. Si Estados Unidos tiene la voluntad o la capacidad de mantener una posición de liderazgo global sigue siendo una cuestión abierta que se determinará en los próximos meses y años a medida que la saga del siglo XXI continúe desarrollándose.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo