Si Hilda Carrero hubiese nacido en Estados Unidos su historia sería tan conocida como la de Grace Kelly, la actriz de Hollywood que abandonó su carrera en el mejor momento para casarse y dedicarse a hacer otra vida lejos de los reflectores.

Kelly se casó con el príncipe Raniero III en 1956, después de haber sido la musa de Alfred Hitchcock,  falleció a los 52 años.

Hilda Carrero también abandonó su carrera en el mejor momento para casarse, su vida también terminó pronto, tenía 50 años. La primera murió en un accidente, la segunda debido a una enfermedad, cáncer.  Sin embargo, lo que más tenían en común era su increíble belleza, elegancia y capacidad para interpretar. Kelly en el cine, Carrero en la televisión. Ambas con una carrera sostenida y exitosa durante años.

La primera es un ícono de la gran industria del cine, la segunda, una figura emblemática de un pasado esplendoroso en una Venezuela que pocos recuerdan.

Las actrices que se convierten en íconos lo logran debido a que poseen un estilo con el que impregnan  su trabajo, un sello personal. Además, tienen una personalidad que traspasa la pantalla, y es capaz de conmover, incluso, a pesar del paso del tiempo.

De Hilda Carrero hay poca información online, algunos datos sobre la fecha y lugar de nacimiento, el nombre de las producciones en las que trabajó, muchas fotografías. La información es esquemática, nada muy elaborado como suele suceder con los actores venezolanos que desaparecen de la vida pública.

Afortunadamente hay un lugar donde los actores residen de forma permanente y donde podemos encontrarlos siempre que queramos: sus producciones.

En una producción televisiva de los años 80’s que podemos encontrar en YouTube, Hilda Carrero  vuelve a la vida.

Su personaje en Las Amazonas (1985), telenovela escrita por César Miguel Rondón y que puede apreciarse en el canal de YouTube de Venevisión, es un buen ejemplo de lo que fue su trabajo como actriz. Allí es fácil adivinar su interés por regalar una representación verosímil y entregar su mejor versión frente a cámara.

La actriz, que también participó en concursos de belleza, encabeza el elenco de esta telenovela en la que comparte créditos con Eduardo Serrano. Su actuación es el resumen perfecto de una época donde todo parecía esplendoroso en Venezuela. Interpreta su personaje con seguridad y gran naturalidad, con elegancia y delicadeza.

La actuación fresca de Hilda Carrero en esta producción es un buen recordatorio de su paso por la televisión. De su carrera limpia, llena de producciones memorables.

Si Hilda Carrero hubiese nacido en Estados Unidos su imagen formaría parte de la industria de la moda. Su belleza sería conocida por la mayoría, como sucede con actrices emblemáticas de la televisión y el cine norteamericanos: Audrey Hepburn, Brigitte Bardot o Elizabeth  Montgomery, pero en Venezuela el  olvido es poderoso y cruel con las figuras del espectáculo.

No obstante, hoy me permito hacer este recordatorio de su existencia y de su carrera maravillosa en una televisión que ya no existe. Esperemos tiempos mejores.

@luisauguetol


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo