La palabra heurística es derivada del griego heuriskein que significa “encontrar o descubrir” y se usa como sustantivo o adjetivo, pero una definición más explícita fue aportada por el matemático húngaro George Pólya (1887-1985) autor del libro publicado originalmente en inglés en 1945, llamado How to solve it y luego publicado en español en 1965, con el nombre Cómo plantear y resolver problemas.

Mr. Pólya definió al sustantivo heurística como “el arte de resolver problemas” que, aunque en su libro se orientaba hacia la solución de problemas matemáticos, también puede usarse para resolver cualquier tipo de problema.

Este autor divide la solución de un problema en 4 fases que son:

I. Comprender el problema

II. Concebir un plan

III. Ejecución del plan

IV. Examinar la solución obtenida

Para entender un problema sugiere identificar tres elementos básicos que son:

  1. Incógnitas (lo que se busca)
  2. Datos (lo que se conoce)
  3. Condiciones (las restricciones)

También propone un conjunto de métodos y procedimientos denominados heurísticas (el adjetivo), tales como son entre otras: analogía, esquematización o graficación, descomposición, generalización, inducción, recombinación, trabajo inverso, etc, que son ayudas incorporadas en la “caja de herramientas intelectuales” de cada persona, útiles para la solución de los problemas.

El método heurístico llamado analogía, se basa en la comparación del problema a resolver con otro que se le parezca, de tal forma que se pueda utilizar toda la experiencia y el conocimiento que se tenga con problemas similares, que se hayan resuelto en el pasado, por lo cual se espera que quien posea mayor experiencia pueda obtener mejores soluciones y en tiempos más cortos.

Si definimos el término algoritmo como un conjunto finito, ordenado y secuencial de instrucciones simples que sirve para resolver un problema, podemos ver la importancia que tiene la heurística para los desarrolladores de sistemas, quienes usamos la heurística de manera intuitiva, cuando diseñamos algoritmos para resolver problemas informáticos, que luego son escritos en lenguajes de programación de alto nivel, para alimentar al hardware de los computadores, que tienen la capacidad de ejecutar miles de millones de instrucciones por segundo, produciendo el milagro tecnológico actual.

Los algoritmos se denominan exactos, cuando la solución obtenida es la óptima y se llaman algoritmos heurísticos o de aproximación, cuando la solución, aunque no sea la óptima se considera buena.

Los algoritmos no solo se usan para la creación del software de las máquinas, sino que también existen en la mente de los humanos, cuyo cerebro contiene circuitos neuronales mediante la sinapsis, que constituyen una especie de firmware, donde se almacenan dichos algoritmos, puesto que desde que nacemos hasta que morimos aprendemos, creamos, mejoramos y utilizamos algoritmos en nuestras actividades diarias, en asuntos tan simples como son: sumar, restar, multiplicar, dividir, preparar un café o conducir un vehículo y pudiéramos pensar que nuestro intelecto está compuesto por un conjunto de algoritmos, que manejamos de manera automática y que en las máquinas constituye lo que se denomina inteligencia artificial (IA), donde con el hardware se emula a la inteligencia humana mediante el uso de los algoritmos, para reconocer patrones y tomar decisiones, con gran rapidez, eficiencia y sin cansancio, permitiendo maravillas como la conducción de vehículos sin necesidad de conductor, el diagnóstico de enfermedades o los robots autónomos que exploran al planeta Marte.

¿Qué tiene que ver la heurística con la política en el caso de Venezuela?

En Venezuela existe una profunda crisis: económica, política, social y humanitaria, que es un conjunto de problemas muy complejos, donde es necesario usar la inteligencia, la racionalidad y la concertación entre las partes, para buscar mediante el arte de la heurística un conjunto de soluciones reales, que se basen en el respeto, el diálogo y la negociación: seria, sincera, responsable y honesta, entre el gobierno y su contraparte, porque todos los intentos anteriores de resolver la crisis por métodos no eficaces han fracasado y ningún ciudadano racional y sensato desearía que el futuro del país fuera como el de Corea del Norte o el de Cuba o peor aún, que la nación corriera la misma suerte de Libia o Siria; así que, usando las heurísticas de Pólya para entender y tratar de resolver los problemas nacionales, a nivel macro podemos identificar incógnitas, datos y condiciones mostrados a continuación:

Lo que se busca (incógnitas):

V = Superar la pandemia de covid-19

W = Reconstruir la economía

X = Reconstruir la democracia

Y = Reconstruir la moral

Z = Reconstruir la infraestructura

Lo que se tiene (datos):

  1. Un virus letal de la covid-19 y sus mutaciones, que enferman y matan a quien se descuide
  2. Infraestructuras deterioradas y servicios públicos colapsados
  3. Divisiones, dogmatismos, polarización y falta de credibilidad en los sectores políticos
  4. Sistema electoral poco confiable
  5. Algunos intereses externos e internos ajenos a los intereses del país y de sus ciudadanos
  6. Malas praxis políticas, económicas y financieras, con hiperinflación y recesión, producto de la destrucción del valor de la moneda nacional
  7. Banca descapitalizada en términos reales
  8. Corrupción administrativa, especulación comercial y financiera, delincuencia y violencia
  9. Deuda externa pública y privada que debe ser refinanciada y honrada
  10. Excesiva cantidad de empresas improductivas en manos del Estado
  11. Bloqueos, amenazas bélicas y apropiación indebida de activos, fondos e inversiones nacionales en el exterior
  12. Mayoría de los ciudadanos arruinados y muchos en el exilio, que están afectados por la xenofobia
  13. Falsas creencias como pensar que: con solo hacer repartos de los cargos públicos entre los diversos actores políticos o que un caudillo solitario puede resolver la crisis multidimensional
  14. Grandes recursos naturales y humanos
  15. Apoyos de buena voluntad en la búsqueda de soluciones negociadas por parte de: la Iglesia Católica, la ONU, la Unión Europea, el Reino de Noruega y otros entes internacionales

Las restricciones (condiciones):

  1. Se debe preservar la salud, la vida y el patrimonio de los ciudadanos
  2. Se debe mantener la integridad territorial
  3. La deuda externa privada no debe ser asumida por el Estado
  4. En vez de solicitar créditos internacionales que pueden ser malversados, es preferible promover y recibir inversiones que aporten no solo capital, sino también tecnología, capacidad administrativa y empresarial
  5. El tiempo máximo para presentar el plan es de 3 meses y en ese período se definirá un cronograma para la ejecución de dicho plan, que será a mediano plazo

Una vez entendido el problema de acuerdo con la heurística como arte recomendado por Pólya, la próxima fase es crear un plan, pero debido a la magnitud y la complejidad de la crisis, es requerido involucrar a personas que tengan amplia experiencia gerencial en la resolución de problemas de diversa índole y por lo tanto, que sean poseedores de métodos y procedimientos heurísticos y algoritmos exitosos, razón por la cual habría que crear un equipo de negociadores de muy alto nivel, que por su reconocida trayectoria y experiencia profesional tuviera las calificaciones, capacidades y voluntad de definir las estrategias y los algoritmos de negociación y cambio, para lo cual propondré una lista preliminar de ciudadanos muy notables, reconocidos y respetados, provenientes de diversas áreas de la actividad nacional, que serían la contraparte del equipo negociador que el gobierno tenga a bien designar, dentro de los cuales podrían estar los siguientes postulados o en su ausencia, otros participantes con perfiles similares a:

  1. Lorenzo Mendoza y Alberto Vollmer (empresa)
  2. Luis Ugalde y Arturo Sosa (religión)
  3. Cecilia García Arocha y Benjamín Scharifker (universidad)
  4. Miguel Henrique Otero y Rafael Poleo (medios)
  5. Humberto Calderón y Eduardo Fernández (política)

A este equipo le faltaría incorporar a 2 representantes del sector salud y a 2 representantes del sector sindical, que tengan gran experiencia y credibilidad.

Este selecto grupo, junto con los otros 14 ciudadanos notables que designe el alto gobierno, para llevar a cabo las negociaciones, deberían recibir todo el apoyo y la colaboración de los diversos organismos internacionales facilitadores como son: Iglesia Católica, ONU, Unión Europea, Reino de Noruega, etc y podrían apoyarse en los mejores profesionales y expertos reales de las diversas disciplinas en caso de ser necesario, para que se puedan obtener las mejores soluciones a los problemas que generan la crisis actual venezolana.

Una vez creado el plan de solución, el equipo asesor conformado por los 28 miembros, debería continuar junto con el gobierno de turno en la ejecución de dicho plan y finalmente, debería hacer un examen de los resultados obtenidos para mejorar las soluciones implantadas, teniendo en cuenta que Venezuela desea y merece vivir en un ambiente de paz, respeto, progreso, bienestar y prosperidad, para sus ciudadanos, donde democracia, economía, moral e infraestructura una vez reconstruidas, sean un buen ejemplo para otras naciones del mundo, que también están sufriendo de crisis permanentes.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo