Un paso en la dirección correcta constituye el informe del grupo técnico independiente de la ONU, del cual se infiere la responsabilidad penal personal de los perpetradores de crímenes y torturas de lesa humanidad, indicando cadena de mando y operadores del sistema de justicia: fiscales, jueces y defensores que mantienen la impunidad. Demoledor ha sido el informe para la imagen internacional del narcorrégimen. Por eso insistimos en tener activado, desde hace rato, el artículo 187.7 de la Constitución, como parte del marco jurídico propicio para el apoyo internacional efectivo. No cabe duda de la procedencia y aplicación del Principio de Responsabilidad de Proteger. Se trata de presionar más que nunca, adentro y afuera. La dirección política opositora ha fallado reiteradamente en actuar decididamente en el momento de producirse la sincronía entre el malestar social y la acción política oportuna y efectiva. Los mercachifles de siempre siguen viviendo a costa del sufrimiento de la población; los politicastros viven de la renta de vender su dignidad al “mejor” ladrón.

La usurpación negaba, al repetir una y otra vez, que lo que pasó no había pasado. Tapaban casos atroces -que ahora han quedado al descubierto- como los asesinatos del concejal Fernando Albán y el capitán Rafael Acosta Arévalo. Aspiramos a que el informe despierte de la modorra a la fiscal de la CPI. Con los pranes a cargo de la justicia y la represión las cosas jamás estarán derechas.

La corporación criminal ha causado un daño antropológico profundo a los venezolanos que tiene sometidos; ha significado un embargo y deterioro de los proyectos de vida independiente de todos. Un daño a la condición humana en la dimensión psicosocial; fragmentación de la familia por la diáspora obligada, estatización de la vida de la gente, pretendiendo dejarnos sin identidad para hacernos sumisos al poder.

Ante el descalabro se impone la ruta del coraje, la justicia, la transparencia, la integridad, la memoria y la verdad; salvaguardando los valores morales, sociales y cristianos.

Lo que viene es la ruptura histórica de fondo con las prácticas que nos trajeron hasta aquí, es un trabajo que el liderazgo auténtico realiza a dos bandas, dirigido contra la usurpación y aquellos “aliados” que quieren el cambio para que nada cambie y mantenerse en el statu quo.

Para recuperarnos rápido y bien hay que hacer lo que hay que hacer y sacudirnos del peso muerto del socialismo ladrón y canalla, para que Venezuela despegue y tenga un futuro luminoso. Saldremos de esta ruina y emergeremos con una fuerza inmensa, haciendo bien las cosas como fruto de tanto aprendizaje y esfuerzo en estos años de oscuridad y atropello. Alcanzaremos el progreso de nuestra patria con el favor de Dios.

¡No más prisioneros políticos, torturados, asesinados, ni exiliados!

 


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo