La dictadura comunista cubana ha emprendido una feroz persecución contra miembros de la masonería cubana. Su único delito fue haberse puesto del lado del pueblo que pedía libertad. Hasta el momento que escribía esta columna desconocía del paradero del masón Geosvany Pérez Carmenate, miembro de la respetable logia  Giuseppe Garibaldi de La Habana, quien fue detenido por los organismos de seguridad del régimen comunista mientras participaba en la concentración pacífica.

Geosvany Pérez

La dictadura comunista cubana también ha enfilado sus baterías contra el masón José Ramón Viñas Alonso, gran secretario general del Supremo Consejo en la isla, quien fue citado e interpelado por varias horas luego de que publicara una carta dirigida a Miguel Díaz-Canel rechazando la brutal represión de la última semana contra los manifestantes.

En la carta enviada a Díaz-Canel, el líder masón rechaza la represión de la dictadura comunista en contra del pueblo cubano y contra “los manifestantes pacíficos y ciudadanos que piensan contrario al sistema”.

 

El comunicado dice que la realidad cubana actual “muestra la inconformidad manifiesta en la que vive el país” y acusa a la dictadura de recurrir a la misma justificación del bloqueo y las sanciones “razones externas sin reconocer la responsabilidad e ineficacia”, y de eso se trata la sobrevivencia de ese nefasto régimen dictatorial, de atrapar en el tiempo a la gente mintiéndoles y buscando chivos expiatorios de sus propias errores y responsabilidades.

José Ramón Viñas Alonso

Así que el pueblo cubano se ha lanzado a las calles a exigir un cambio y pedir libertad y democracia, pero la respuesta de Díaz-Canel ha sido reprimir sangrientamente a su propio pueblo, tal cual lo hace Maduro. Al parecer los cubanos del régimen ahora están aplicando el mismo método represivo que ellos mismos trajeron; importaron a Venezuela, con la diferencia de que lo hacen con su propia gente, entonces no es de extrañar que el pueblo cubano en los próximos días y semanas sufra una ola de persecución e intimidación, y particularmente contra los masones, porque tuvieron la valentía de expresarse en favor del pueblo y rechazando el accionar de la dictadura.

Nosotros tuvimos un evento de persecución de masones con el régimen de Maduro cuando este descubrió que Oscar Pérez era miembro de la Respetable Logia Santiago Mariño N 208 afiliada al oriente de Caracas, que dejó un saldo trágico de 2 masones asesinados por agentes de seguridad del régimen de Maduro, 5 citados al Cicpc y 3 detenidos y torturados, todo eso ocurrió entre los años 2017 y 2018. También luego nos enteramos de la desaparición forzosa de otros 2 masones. Además, el caso Oscar Pérez tomó un rumbo como parte de un proceso abierto ante la Corte Penal Internacional contra el régimen de Maduro.

Pienso que la diferencia entre los eventos que se sucedieron entre Cuba y Venezuela con relación a la persecución de los masones está basada en que en la persecución contra los masones en Venezuela la Gran Logia y su directiva de esa época hizo silencio e incluso luego hicieron un pronunciamiento público que está cuestionado, de hecho ellos evitaron condenar al régimen de Maduro pese a todas las pruebas de asesinato extrajudicial en su contra. Además, se ha solicitado una investigación sobre la conducta de las autoridades tanto de la Gran Logia como  de la Logia Santiago Mariño por prestarse para presuntos actos de colaboración con el régimen, como enjuiciamientos sumarios, presiones y coacción contra miembros y ocultamiento de información sobre otras víctimas, tal es el caso de de la desaparición forzosa de otros 2 masones, lo que está siendo investigado y señalado como casos de persecución política en el informe de Bachelet y del cual nunca hubo una explicación ni reporte formal ante un organismo de derechos humanos por parte de esta institución.

Así que yo  creo que el caso de persecución contra masones cubano es todo lo contrario, porque ha sido la misma Gran Logia de Cuba y el Consejo del Grado 33 los que de forma institucional se han pronunciado y denunciado la actual crisis del pueblo cubano y la situación de asedio, persecución que sufren tanto los cubanos  como los mismos miembros de su masonería. Así que han hecho lo correcto al exponer públicamente su posición, pero además al mostrar las citaciones como evidencias de acoso, lo que nunca ocurrió en Venezuela. Ellos nunca denunciaron ni mostraron las citaciones para miembros de su oriente que les hizo el  Cicpc, menos las torturas que alguno de ellos sufrieron en las cárceles; tampoco denunciaron a Maduro por los crímenes de Oscar Pérez y Díaz Pimentel, tampoco denunciaron públicamente o ante organismos de derechos humanos las desapariciones físicas de los hermanos Wilmer Muñoz y Juan Hurtado, y lo peor, no conozco un documento de ellos que manifieste públicamente su rechazo a la dictadura de Maduro, ni siquiera cuando este masacró a estudiantes en 2017, o cuando asaltó el palacio de la Asamblea Nacional y golpeó con cabillas a diputados masones y funcionarios. Que quede claro que la masonería cubana ha actuado apegada a los principios masónicos, muy diferente a la masonería venezolana, y hablo de esa masonería en términos de su nivel institucional porque los masones venezolanos a título personal sí hemos condenado al régimen de Maduro y lo hemos denunciado en todas las instancias.

La masonería cubana ha demostrado que tiene claridad en cuanto a los principios masónicos, que merece todo nuestro respeto, apoyo y solidaridad. Debido a este atropello que sufren los masones en Cuba algunos Grandes Orientes y organizaciones han mostrado su solidaridad con el pueblo masónico cubano pronunciándose a favor de la Gran Logia de Cuba y a los masones cubanos, llamando a la liberación de los detenidos, al respeto de los derechos humanos. Quiero destacar el comunicado de la Gran Logia de Florida, firmado por el Gran Maestro Jeffrey S Foster, quienes llaman al mundo a denunciar y actuar ante la situación de violación de derechos humanos, violencia e intolerancia en contra del pueblo cubano.

Otro documento que ha llamado profundamente la atención es el pronunciamiento de la Regular Hispanic Grand Lodge of USA. El documento empieza diciéndole a Díaz-Canel verdades lapidarias: “Y ante los graves sucesos por los que atraviesa el pueblo cubano donde no existe la libertad ni la igualdad que nosotros predicamos, es necesario levantar nuestra voz y pedir a los masones del mundo que hagamos una cadena de solidaridad. Nuestros hermanos cubanos que sufren la tiranía de un gobierno comunista opresor por más de sesenta años que los mantiene privados de sus libertades elementales y donde hoy se mueren de hambre por falta de alimentos”, y finaliza haciendo un llamado a los masones para que hagan presión sobre sus gobiernos en favor de la libertad de Cuba: “Cada uno de nosotros desde nuestros distintos puntos geométricos hagamos llegar nuestra más enérgica protesta para de esa manera sensibilizar a los gobernantes de países hermanos para buscar poner fin a esta grave situación”. Quien firma el documento  es el Gran Maestro Javier Gómez Torres.

También estamos complacidos por el manifiesto de solidaridad redactado por la Comisión Masónica Internacional de Derechos Humanos que condena al régimen cubano y exhorta a la CMI zona 3 (Venezuela, Colombia y Ecuador) a manifestarse a favor de los hermanos cubanos y condenar la dictadura comunista. Otros organismos que se han manifestado en apoyo a la Cuba democrática y la masoneria cubana son la Gran Logia de Chile: “Nos solidarizamos con el Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba, MRH Ernesto Zamora Fernández, con todos los masones de Cuba y con el pueblo cubano, en su legítimo derecho a expresar sus opiniones de manera pacífica. De la misma forma expresamos nuestro apoyo fraterno al Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo, IPH José Ramón Viñas Alonso, en su derecho a manifestar opinión ante la autoridad política”.

Otro organismo que se ha pronunciado es la Confederación Masónica Interamericana en documento firmado por Carlos Víctor Grados (Gran Logia del Perú) y Geraldo De Souza Macedo (Gran Logia Brasil) que han emitido un manifiesto donde mencionan: “Rechazamos la injusticia, la violencia, el fanatismo, las amenazas, la predicación del odio en la sociedad cubana, llamando al pleno restablecimiento de la democracia basada en el respeto, la justicia, la paz y la armonía”. En el mismo tenor se ha manifestado la Gran Logia del Perú en comunicado a través de las redes sociales en apoyo a los masones cubanos.

También nos ha llegado el documento de apoyo del CMI Zona 2 firmado por el Gran Maestro Ramón Osiris Blanco Domínguez de la Gran Logia de República Dominicana, y seguimos recibiendo documentos de apoyo para los hermanos cubanos de otros países, pero tenemos algunas ausencias importantes en la esfera de la masonería mundial a nivel global, me refiero a que aún no tenemos un pronunciamiento de la Gran Logia de España, tampoco de otros Orientes tales como el Clipsas y sus logias afiliadas, tampoco tenemos información de algún documento condenatorio de parte de la Gran Logia de Venezuela. En lo personal, pensé que la nueva directiva iba a traernos un cambio en la dirección anterior y que condenaran públicamente a los regímenes totalitarios como el cubano y el venezolano; sin embargo, no ha ocurrido. Lo que sí pude leer es un documento fechado del 20 de julio donde esa Gran Logia de Venezuela pide a los Grandes Orientes que exijan a los venezolanos una Constancia de Good Standing. Creo que no es buen momento para este tipo de declaración cuando estamos presenciando nada menos que la persecución de nuestros hermanos cubanos por parte de un régimen infernal, hay videos donde se observan escuadrones de soldados muy parecidos a los colectivos de aquí golpeando y llevándose a gente de las calles y casas. Hablamos del mismo tipo de dictadura criminal que asola y somete a los venezolanos, lo menos que podemos esperar es un poco de solidaridad y demostración pública por  parte de esa masonería con los masones cubanos. Créanme que al leer ese documento me pareció obra de la gente de Maduro, por ese estilo propio de ellos de distraer, en ningún lado pude encontrar referencia a la situación cubana. Y sobre ese tema de la Good Standing, yo la pude obtener antes de exponer públicamente los eventos vinculados a Oscar Pérez dentro de la Gran Logia que denuncian negligencia, ocultamiento y colaboración con el régimen de Maduro por parte de miembros de la anterior directiva.

Ahora quiero despedirme publicando esta carta que escribió un masón y que esta publicada en el portal de la CMIDH. A ustedes, queridos lectores, les deseo “Patria y vida”, ¡Viva Cuba!, ¡Viva Venezuela!

Para conocer sobre desaparecidos en Cuba visitar el link

@estebanoria

Politólogo UCV

José Carlos Huerta Ruiz

Carta de un masón cubano

Buenos días, Cuba

Buenos días, mundo

Hoy no voy a hablar de Cuba, de su situación, de la represión o de sus gobernantes asesinos.

Hoy les voy a hablar de mí, de mi tristeza, de mi decepción, de la vergüenza que siento.

Hoy, hoy desperté haciéndome una pregunta:

¿Dónde están los masones? ¿Dónde están mis hermanos masones? ¿Dónde están los masones cubanos?

Sí, los líderes de la masonería en Cuba ya se pronunciaron, uno más conservador, el otro más enérgico y valiente. Ambos lo hicieron en calidad de masones, con sus respectivas investiduras de Muy Respetable Gran Maestro, y de Ilustre y Poderoso Soberano Gran Comendador del Grado 33. ¿Pero eso es suficiente? ¿Acaso son ellos toda la masonería cubana?

No, por supuesto que no. Ellos representan a toda la masonería, pero no son toda la masonería. Ellos son las dos columnas fundamentales, pero, ¿dónde quedó la Gran Cadena Fraternal? ¿Dónde están sus eslabones? ¿Dónde están las Logias? ¿Dónde están sus Venerables Maestros? ¿Dónde están sus miembros? ¿Dónde están los masones?

Por años escuché dentro de nuestras logias cómo se recordaba con orgullo que la Independencia se gestó dentro de las logias, durante años les escuché pronunciar orgullosos discursos, al mencionar que Martí, Gómez, Maceo, Céspedes y otros, muchos otros, es una lista interminable la que mencionaban, y se referían a todos ellos con orgullo porque fueron nuestros mártires y eran masones, como nosotros.

Por eso, precisamente por eso me pregunto:

¿Dónde están los masones?

Esos que juraron por su honor que cuidarían al débil, que protegerían al desvalido, que mantendrían a salvo a sus hermanos y familiares, incluso algunos por razón de sus liturgias, fueron más allá, algunos juraron por su honor, que serían capaces de derramar su sangre por la libertad de su patria si fuera necesario. Hoy toda Cuba está débil, hoy todo el pueblo cubano se encuentra desvalido, hoy todos los cubanos somos hermanos, hoy Céspedes, Martí, Maceo, Gómez y otros, los muchos otros mártires y masones de nuestra patria, sentirían vergüenza de los masones cubanos.

Hoy con tristeza miro hacia un lado y miro hacia el otro y no veo sus mandiles, no veo a los masones, no encuentro a mis hermanos.

¿DÓNDE ESTÁN LOS MASONES?

José Carlos Huerta Ruiz

https://www.facebook.com/josecarlos.huertaruiz

 


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo