Primera: Dios nos oyó cuando le rogamos enmudecer a los dementes, a los homicidas preterintencionales que se rasgaban las vestiduras, que gritaban como locos, clamaban  como monjas de dudosa virginidad por más sanciones, más penalidades, más dificultades para el país; y efectivamente se quedaron de pronto callados, especialmente en esos momentos en los cuales vieron a su lado que la gente se contaminaba con el virus malvado, muchos de los cuales morirían. Cuando abandonaron el paroxismo y reflexionaron sobre la posibilidad de que sus padres y abuelos se contagiaran, que no habría posibilidad de salvarlos debido a que Venezuela no tiene los medios, los equipos, los recursos para enfrentar exitosamente la amenaza virulenta, entonces, solo entonces, llegaron a la conclusión simple que era mejor tener respiradores, ventiladores, equipos de asistencia intensiva en los hospitales que no tener nada. Así que viva el FMI

Segunda: Existen otros salvajes de peor calaña celebrando con maracas, panderetas y timbales que a Maduro le nieguen toda posibilidad de créditos multilaterales; alegan que el gobierno tiene dinero escondido y está comprando Nutella, aceitunas  y camionetas Toyota. Que es mejor que no le otorguen ninguna ayuda dado que todo se lo robó anteriormente. Que facilitarle créditos es aumentar la corrupción. Están convencidos de que es preferible ver morir a una buena cantidad de padres y abuelos antes de apoyar un crédito internacional para enfrentar la crisis. Maduro que renuncie. Cese de la usurpación, aunque se muera un gentío de neumonía viral.

Tercera: Otros igualmente oligofrénicos y tarados dicen que no le presten atención a lo establecido por el gobierno, pues se trata de maniobras politiqueras; que no respeten nada de lo que decida o dicte el gobierno, pues con toda seguridad es para sacar ventaja de la crisis, de engañar como siempre, de mentir con propósitos inconfesables, ruines y vergonzosos. Mientras menos obedezcan las instrucciones y recomendaciones del Ministerio de la Salud, mejor te va ir a ti y a toda tu familia. Y si otros países han tomado medidas similares, las de aquí son inaplicables, mal concebidas, falsas, inútiles y cuanta vaina se les ocurra. Las de allá y acullá son chéveres.

Cuarta: Por su parte, el Fondo Monetario Internacional se lava las manos siguiendo el Manual de Poncio Pilatos en torno a la solicitud de crédito del gobierno de Maduro. Dice el FMI que no sabe quién es el verdadero presidente y por lo tanto no puede hacer nada. Y el FMI sabe que Venezuela necesita dichos fondos para enfrentar la crisis que se avecina con la amenaza de una mortandad. Además, el FMI sabe que Venezuela tiene derecho a dichos fondos. El FMI pudiera: a) Someter a votación de sus miembros a quién reconocen como presidente y sanseacabó la incertidumbre, lo que no deberían hacer es negarse a todo alegando confusión. b) Otorgar el préstamo con cláusulas especiales de ejecución y desembolsos, de manera que, si bien se otorga el crédito al país llamado Venezuela, sea la ONU la que tenga la autoridad del gasto. Por otra  parte, Maduro y Guaidó, sabiendo ambos que estamos débiles, desarmados, sin inventarios ni recursos, deberían, así como lo hicieron con el Comité de Postulaciones del CNE, llegar a un acuerdo de un Comité de Emergencia Médica paritario con un Secretariado Ejecutivo presidido por la ONU para la administración de los fondos a que puedan acceder. Yo me pregunto, si para las elecciones se pusieron de acuerdo, por unanimidad, todos votaron de consenso, ¿por qué no es posible frente a la posibilidad de muerte de desconocidos, amigos y familiares ponerse de acuerdo?

Quinta: Veo a la humanidad y a sus gobernantes seriamente preocupados. Otorgando ayudas. Repartiendo dinero. Facilitando pagos. Difiriendo o asumiendo las facturas  de servicios como electricidad, agua, servicio de limpieza de plazas, calles y avenidas, servicios de recolección de desechos. Difiriendo cancelación de impuestos. Subsidios temporales. Congelación de cuotas de hipotecas. Inyección de dinero a empresas hoteleras y de transporte aéreo, marítimo y terrestre. Bajando a cero las tasas de interés. Pero si alguna de esas iniciativas son emprendidas por el gobierno es demagogia, es falsa, es populismo barato. Que discurso tan cansón y aburrido. Gobierno de transición.

Sexta: Saltan por todos lados las noticias que ya casi tenemos una vacuna. Que Estados Unidos encabezados por Trump le ofreció a unos científicos alemanes 10 millones de dólares a cada uno para que trabajaran en laboratorios yanquis y no teutones. En todo caso, los estadounidenses ya empezaron las pruebas en humanos y son sumamente prometedoras. Que si los chinos ya la tienen lista y la andan probando. Los chinos dicen que los japoneses ya tienen la cura. Los rusos dicen que ellos ganaron la carrera para obtener el remedio y la inmunización. Que si los españoles modificaron sus patentes anteriores y son cien por ciento seguras como vacunas. Los científicos egipcios lo resolvieron positivamente. Hasta los cubanos cacarean. Los suizos están casi listos con una vacuna milagrosa. En Australia hay un desarrollo novedoso que es casi un sueño. Todo ello me llena, nos llena, de esperanzas y comprueba que la humanidad no quiere guerra, ni enfermedades, ni virus, ni bombas atómicas; y tampoco sanciones, la humanidad quiere desarrollo, paz, tranquilidad, electricidad, agua, educación, salud, transporte, deportes, recreación. Habrase visto.

Séptima: (Copia de lo afirmado por Francisco Rodríguez, el principal promotor del Programa de Ayuda Humanitaria vía canje de petróleo por equipos, medicinas y alimentos). Por las sanciones estamos vendiendo petróleo con 20 dólares de descuento por barril, es decir, a 10 dólares. El mercado está a 30 en promedio, menos 20 de descuento, quedan 10 dólares para importar, pagar sueldos, servicios, mantenimiento etc. Según The Economist, Venezuela ocupa el lugar 176 de 195 como país preparado para solventar y enfrentar la crisis del coronavirus. Somos el último de 33 países de América Latina y el Caribe.

Octava: Sigo con Francisco Rodríguez. No hay mecanismos para asignar fondos solo a las personas que lo necesitan, por tanto, esas ayudas deben ser universales. A los 16 millones de la población económicamente activa. Estimemos alrededor de 25 dólares por persona, serían al mes 400 millones de dólares. Si la cuarentena es de 3 meses se requieren 1.200 millones o la gente se morirá de hambre o del virus. Pero con ese subsidio lo importante es que la gente pueda comprar en los mercados, es decir, que el gobierno pueda importar comida y surtir los mercados, alimentos y medicinas. ¿De dónde sacar el dinero? A. Entes multilaterales: financiamiento rápido del FMI.  Venezuela tiene una disponibilidad en esa área de 2.600 millones de dólares; B. Fondos congelados por Estados Unidos, que están en los bancos 1.400 millones de dólares (Hay otros fondos que se desconocen provenientes de Citgo y otras fuentes, porque Guaidó no informa nada de nada). Se estima que la participación de Venezuela en las empresas mixtas por dividendos no entregados por parte de Chevron, Petropiar y Petroboscàn puede ascender a 1.900 millones de dólares (lo controla Guaidó); C. Con la venta de 600.000 barriles a full precio, a precio de mercado, no a precio de bienes provenientes del delito, si levantan las sanciones, se acabaría el descuento criminal de 20 dólares por barril. Ingreso anual neto por este concepto, Si no damos el descuento estaremos recuperando los 20 $ por barril en un año son 4.4 mil millones de dólares (20$ por 600.000 barriles diarios por 365 días). Es decir, recursos existen, pueden ser utilizados. Hay que allanar el camino para utilizarlos. Maduro y Guaidó que se comprometan como compadres circunstanciales.

Novena y última. Solo un acuerdo entre el gobierno y la oposición, y cuando hablo de la oposición me refiero a toda Venezuela, no al sectario y excluyente grupo G4 que tiene 20 años por su cuenta y lo que hemos hecho es empeorar; me refiero a toda la oposición incluyendo la sociedad civil política y no partidista y por supuesto la sociedad civil partidista y política. Es tan obvio: una comisión paritaria de 30 miembros (el Comité de Postulaciones del CNE tiene 21) con una junta administradora de 5 directores: 2 por el Ministerio de Sanidad (Maduro), 2 por la Asamblea Nacional (Guaidó) y 1 por la ONU, quien la presidiría. Toda ejecución de los fondos estaría a cargo de las Naciones Unidas. Ni la maneja Maduro a su antojo, ni la maneja Leopoldo a su parecer.

Última de verdaíta. Vean las series sobre la Segunda Guerra Mundial en Netflix. Interesantes y desestimuladoras para quienes sueñan con invasiones, guerras, tiros, disparos y muertes. El TIAR de vaina.

@eduardo_semtei


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo