Como si se tratase de la ejemplificación del poema “Vinieron por mí” del pastor de origen alemán Martin Niemöller, la realidad venezolana no deja de sorprendernos. Esta vez les tocó a quienes durante años fueron los aliados incondicionales del chavismo. Les tocó a los partidos políticos del llamado Polo Patriótico, cuyos miembros no solo no dijeron nada cuando la dictadura intervino todos los partidos de la oposición, sino que aplaudieron cada medida, como ha sido su costumbre durante más de veinte años. La moral de la historia es que cuando les tocó a ellos, no hubo nadie que saliera en su defensa, cosa natural.

Todo esto demuestra una cosa: se equivocan quienes dicen que Maduro no es bueno para nada, puesto que resultó ser un excelente sastre, capaz no solo de confeccionar una oposición a su medida, sino un Polo Patriótico con las mismas características. Imaginen cuán desesperado debe estar el madurismo para tener que lanzarse medidas de semejante talante, aun teniendo a los aliados más rastreros y complacientes que gobernante alguno tuvo en la historia de Venezuela. Debe ser muy endeble la base de un dictador para que desconfíe hasta de sus bien adiestrados compañeros de bando. Debe ser muy imperiosa la necesidad de demostrar cohesión interna, no frente a sus oponentes, sino muy dentro de sus propias filas… o formaciones, llámele usted como mejor le parezca.

Hasta los comunistas salieron a denunciar persecución. Habrá que explicarles que son víctimas de lo que siempre han propulsado como ideología política. Son víctimas de la dictadura, solo que esta banda de delincuentes está lejos de representar al proletariado, quienes en teoría encarnan a la clase trabajadora. Pues de todos los integrantes de esa red de maleantes el que más trabajó quizás fue Maduro y todos sabemos que de 365 días que tiene el año, al menos 350 los pedía en reposo, de allí que fue conocido como el gran reposero en sus tiempos de sindicalista del Metro de Caracas.

No queda más que esperar en qué terminan las luchas intestinas dentro del madurismo. Por cierto, nunca antes la analogía referente al intestino tuvo tanto pertinencia y precisión terminológica. El tiempo nos dirá si tras una nueva patada donde no llega el sol, los aliados del chavismo vuelven adonde nunca se han ido o deciden experimentar lo que significa ser oposición en dictadura. Amanecerá y veremos.

@BrianFincheltub


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo