Salir de este apocalipsis que vivimos diariamente los venezolanos bien vale una misa, ante un régimen que utiliza la pandemia como burladero de la ruina de la condición de vida de la población, manteniendo un racionamiento eléctrico despiadado, sin agua potable, ni gas doméstico, ni transporte, con precaria alimentación y salud, en fin, parte de una larga lista de calamidades que nos acogota y que limita al ciudadano a solo rumiar la subsistencia.

Esta angustia se multiplica cuando vemos la pirotecnia de las redes sociales, donde lo más importante es el argumento para descalificar toda propuesta unitaria que no sea la invasión de fuerzas multinacionales, organizadas por gobiernos de potencias globales que han anunciado hasta la saciedad que no moverán un solo soldado al norte de América del Sur, la especulación de insurrecciones militares fallidas o explosiones sociales de un pueblo postrado, menospreciando que el tiempo se nos acaba y tiene plazo fijo el 4 de enero de 2021.

Por tanto, ¿cómo recuperar el tiempo perdido a tan solo 4 meses de culminar la gestión de la AN y haberse perdido 20 meses de gobierno interino?, en cuyo lapso hubo algunos logros, siendo el más connotado el apoyo de la comunidad internacional, pero al mismo tiempo se cometieron todo género de equivocaciones y pasos en falso, que dieron oxígeno en lugar de abatir al régimen usurpador.

Ahora bien, comienza con mal pie la propuesta del presidente interino acentuando la convocatoria a un liderazgo político, solo reconocido a lo sumo por 15% de la población, frustrada y decepcionada por su gestión, y en segundo lugar dirigido a una sociedad civil anónima que fue ignorada en todo este período de desatinos desde febrero de 2019 hasta el presente agosto 2020.

Aun así, es la única trinchera que nos queda hoy a los venezolanos, eso es lo que hay como espacio de lucha propicio para la mayoritaria Venezuela hambrienta y desesperada, quien debe aprovechar sus últimos cartuchos y no rendirse en este escenario de incertidumbre para lograr el sumo objetivo de recuperar la democracia.

Para captar de nuevo la credibilidad y confianza popular la propuesta del presidente interino debe demostrar y definir un firme cambio de rumbo a partir de:

1.- La conformación inmediata de un gobierno interino en defensa de la nación, no solo con el G4, sino una coalición nacional integrada por los liderazgos de los diferentes sectores de la población (trabajadores, partidos políticos, empresarios, académicos, jóvenes y estudiantes), cuya legalidad emana de las decisiones asumidas por la AN del 23/01/2019 y normadas en el Estatuto de la Transición, siendo justificada su permanencia hasta el cumplimiento de sus objetivos resumidos en la celebración de elecciones libres en Venezuela.

2.- Salirle al paso a la pretensión del régimen de elegir un parlamento nacional írrito e inconstitucional, emanado de elecciones manipuladas por un CNE de las mismas características y de un TSJ bufete del Poder Ejecutivo, siendo urgente organizar a nivel nacional e internacional, el boicot a las elecciones trucadas y fraguadas para el 06/12/2020, a fin de lograr la suspensión de este proceso fraudulento.

3.- Reafirmar que la salida a la crisis venezolana es electoral y constitucional, ello significa la convocatoria a una megaelección y legitimación de los poderes públicos, a partir de elecciones presidenciales, legislativas, gobernadores y alcaldes, escenario primigenio para restablecer la paz y convivencia nacional.

4.- La definición de fecha de procesos electorales debe tomar en cuenta la precaria salud de la población, y considerar los estragos causados por la pandemia en la condición de vida del pueblo venezolano.

5.- Presentarle al país un informe de auditoría de todos los recursos recibidos y administrados por el gobierno interino desde su inicio el 23/01/2020.

6.-Reafirmar y garantizar el apoyo creciente de la comunidad internacional para garantizar la transición democrática en Venezuela, expresados por el Grupo de Lima, la OEA y la UE y por otros gobiernos, instituciones y personalidades que contribuyan al aislamiento de la dictadura.

7.- Promover un vasto plan de movilización y de asambleas, a fin de multiplicar en todo el territorio nacional el repudio a la tiranía.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo